LOADING

Type to search

Discos Novedades

Michael Monroe “I live too fast to die young” (2022).

Share

No cantaré superficiales y pretenciosas canciones de mierda

Sin duda alguna este era nuestro disco más esperado del año. Se ha retrasado debido a la pandemia pero la espera ha merecido la pena. Michael y sus compinches han vuelto a dar en la diana. La carrera de Michael Monroe es larga y prolífica. Nunca ha estado quieto demasiado tiempo. Tras su etapa inicial en Hanoi Rocks, que ya por si sola le haría merecedor de estar en el Olimpo del rock’n’roll, Michael ha pasado por diferentes fases y siempre dando lo mejor de él. La última de ellas, inaugurada en el 2011 con “Sensory overdrive”  ha dado como resultado seis discos magníficos. Junto a una banda, apodada cariñosamente como The Monroes,  asentada y cohesionada que funciona a la perfección en estudio y en directo.

Los temas incluidos en este “I live too fast to die young” se comenzaron a fraguar durante los confinamientos y la pandemia. Michael y Sami Yaffa viven en Finlandia, Steve Conte en Nueva York, Rich Jones en Toronto y Karl Rockfist en España. Por lo que el proceso de composición y pre-producción del álbum se hizo a distancia. Michael grababa ideas de forma precaria y se las lanzaba a sus compañeros. Estos iban montando demos de las canciones, que iban modificando hasta pulir completamente los temas. Todos participaron el el proceso de composición, sin embargo esta vez el que mayor aportación hizo fue Rich Jones. Curiosamente, el último en unirse al grupo. Michael alaba su capacidad como compositor. Respecto a  todos los miembros de la banda, Monroe afirma que le conocen tan bien que son capaces de meterse en su cabeza cuando componen canciones para él.

Mediante este método de trabajo lograron reunir treinta y cinco canciones para la grabación. Además de un par de temas sobrantes del disco anterior que Michael pensó que podría utilizar, pero que finalmente desechó. También coincidió que Rich Jones tenía un motón de material compuesto para un álbum en solitario que no cuajó.

Para este “I live too fast to die young” grabaron finalmente quince canciones y el álbum se quedó en once, para no alargarlo demasiado y poder dar unidad al conjunto.

Como era de esperar Michael Monroe sigue fiel a su estilo: rock and roll anclado en los setenta, con pegada punk, letras honestas y melodías pegadizas. En esta ocasión y como iremos viendo ahora, ha resultado un disco variado dentro de los parámetros musicales del finlandés.

Los dos primeros sencillos de “I live too fast to die young” han sido “Murder de summer of love” y “Everybody’s Nobody“.

Murder de summer of love” musicalmente es un potente y directo tema de la factoría Monroe. En la letra incluye referencias a la era hippy y a Altamont. El cantante afirma que los casi ningún chaval de hoy día sabe lo que significa Altamont pero que la canción no va por esos derroteros. “Básicamente trata sobre estar en el momento presente, apreciar las cosas buenas que pasan ahora. Como personas tendemos a derribar las cosas en nombre del progreso y después mirar atrás con nostalgia, deseando disfrutar aquellas personas, lugares y momentos de nuevo. La canción habla de levantar tu trasero y vivir la vida al máximo. Vivir el momento presente“. En cuanto a la filosofía hippy afirma: “Me gustaba la idea aunque por supuesto había mucha gente que la utilizaba para colocarse, tener sexo y ser autoindulgente“.

Everybody’s Nobody” tiene un corte más rockero, más stoniano por así decirlo. No podemos dejar de comentar el excelente trabajo de Yaffa al bajo en la canción. Al comentar el génesis de la composición,  Michael recuerda que durante los 80 la escena musical de Londres estaba inundada de heroína y que él prefirió alejarse de eso. Pocos años atrás, le ofrecieron un doble cartel con una banda de la época. No cita el nombre. Era uno de aquellos grupos que no lograron triunfar debido a las drogas pero que a la vez presumían de no haberlo hecho porque eran demasiado auténticos. El caso es Michael no estaba seguro de aceptar el bolo y se lo comentó a Rich. El guitarrista dijo que seguro que estaría bien hacer el concierto, al lo que el cantante bromeó diciendo que en aquella noche estarían: “todos los que nunca habían sido nadie“. Rich contestó que ahí había una canción y así nació “Everybody’s Nobody“. Monroe afirma que le quitó sarcasmo a la primera versión, porque en el fondo se trata de una historia triste. La de aquellos que pudiendo recoger el fruto de su talento pero lo malgastaron.

Young drunks and old alcoholics” es el segundo corte del disco y uno de los más destacables. Según el propio Monroe la inspiración punk de la canción viene de la banda The Dickies. Y la letra habla de aquellos  grupos que se metieron en el rock para ligar y estar de fiesta. Con el tiempo esos jóvenes borrachos pasaron a ser viejos alcohólicos. En los tiempos de Hanoi Rocks, según Monroe lo principal eran las canciones, las grabaciones y los conciertos. Pero también, debemos de apostillar, tuvieron su buena ración de fiesta y desenfreno.

Al escuchar por primera vez “Deleric Palace” es imposible no pensar en Stiv Bators y así lo confirma el propio Monroe. Ambos fueron grandes amigos y Michael todavía habla de él con gran cariño. Lo considera su mejor amigo y su mentor. Un tema más bajo en revoluciones que recuerda a Lords Of The New Church y debemos mencionar también el bajo de Yaffa, muy presente a lo largo de todo el tema.

All fighter” y sobre todo “Pagan prayer” son lo dos temas más rápidos y punk del disco. “Antisoliciate” comienza con una suave melodía de piano, erigiéndose como el tema más amable del álbum. “Can’t stop falling apart” tiene un riff más rockanrolero y un gran estribillo, con otra letra positiva marca de la casa Monroe. “No guilt” es otro de los temas más pausados del disco, con atmósferas de teclado y fuertes guitarras.

I live too fast to die young” es de los temas más reconocibles del disco, con un estribillo que haría resucitar a un muerto. Slash colabora tocando el solo de la canción. Recordemos que el camino de Monroe y los Guns and Roses se han venido cruzando en numerosas ocasiones. Los Gunners siempre reconocieron a Hanoi Rocks como una de sus máximas influencias. Cuando llegaron a al fama, reeditaron todos los discos de Hanoi para que estuvieran disponibles para las nuevas generaciones. En 1989 Axel Rose colaboró con Michael en un tema del disco “Not faking it” y más tarde Monroe participó en los “Use your illusion” de Guns and Roses.

Este trabajo se cierra con “Dearly departed“. La letra la escribió Monroe alrededor de 2001 cuando falleció su mujer, de hecho, el título lo propuso ella. Pero hasta ahora Michael no terminó la canción. Musicalmente hablado, fue Sami Yaffa quién encontró los arreglos adecuados y se grabó siguiendo sus hallazgos.

El sonido general del disco suena orgánico y natural. La banda grabó los temas tocando a la vez en los Inkfish Studios de Hensilki, con el ingeniero Erno Laitinen. Quien coprodujo el álbum junto a la banda. El trabajo individual de los músicos es tan bueno como cabría esperar y Michael conserva sus facultades vocales en perfecto estado. Posee uno de los mejores fraseos del rock’n’roll y una infinita capacidad para disparar melodías adictivas sin aparente esfuerzo.

En resumen, trabajo cumplido con la entrega de este disco. Al que sin embargo hemos de ponerle un pero. Michael si toca la armónica en una de las canciones, pero esta vez no ha tocado el saxo en ninguna de ellas. Una lástima, ya que sus solos de saxo suelen ser uno de los puntos álgidos de sus discos.

Quedamos a la espera de poder disfrutar de estas canciones en directo. Mientras tanto, esperaremos con impaciencia la reedición de “Oriental beat” el segundo álbum de Hanoi Rocks, que ha sido remezclado para la ocasión, y el estreno del documental sobre Michael Monroe.

 

Tags:

You Might also Like