LOADING

Type to search

Clásicos Discos

“Talk is Cheap” Keith Richards (1988)

Share
Yo siempre digo que hablar es barato. Me gusta la frase. A pesar de que hablo de música todo el tiempo, siempre me he preguntado si tiene sentido. Porque si pudieras HABLAR de música, no tendrías que TOCAR música. Hablar es barato. La gente puede hablar. Las palabras no cuestan nada y la gente las usa todo el tiempo para mentirse unos a otros”.
Keith Richards (1988)
No corrían buenos tiempos para los Stones en general y para Keith en particular. El que desde los orígenes había sido el sexto miembro de la banda, Ian Stewart, Stu como se le conocía cariñosamente, había muerto en diciembre de 1985. El batería Charlie Watts pasaba por una enorme crisis personal y de salud debido a su adicción a la heroína y el alcohol. Por otra parte, la relación entre Mick y Keith pasaba por momentos tan tensos que trascendían el ámbito privado y llegaban al público. Además, Mick había decidido volar en solitario para dar rienda suela a su vena más comercial publicando  She’s the boss”, su primer disco en solitario. Así que la grabación del nuevo trabajo de los Rolling Stones, “Dirty work” (1986) cae sobre los hombros de Keith y en menor medida en los de Ronnie Wood. Jagger pasa el tiempo justo en el estudio, más ocupado promocionado su recién estrenada carrera como solista. Esto se nota en el gran número de temas rockeros (algunos de ellos suenan con bastante cabreo) clara influencia de Richards y Wood o la inclusión de un reggae, estilo que entusiasma a Keith desde que descubrió la isla de Jamaica y se mudó allí.
 
Estando las cosas así los Stones deciden tomarse un respiro. El propio Keith explicaba todo el proceso en 1988: “Aretha Franklin me preguntó si quería hacer con ella “Jumping Jack Flash”. Sobre esa época Steve (Jordan) y yo nos volvimos más y más amigos, esto era como seis meses después de la muerte de Stu y de que los Stones decidieran tomarse un descanso. Así que me dije: “Tengo que hacer algo. Yo quiero tocar (…) Después de eso me involucré con Chuk Berry y “Hail Hail! Hail! Rock’n’Roll, donde encontré a gran parte de la banda para mi álbum”.
Steve Jordan sería clave para el desarrollo del primer lanzamiento de Richards. Además de ser el batería de los futuros X-Pensive Winos, produce el larga duración y forma junto a Keith el tándem germen del proyecto. Ellos dos comienzan a tocar con regularidad en un pequeño estudio y de vez en cuando se les une algún músico más. Para Kiz, tocar con otro batería diferente a Watts se le antojaba algo “imperdonable” pero el propio Charlie es colega de Jordan y da su bendición a la colaboración.
 
A lo largo de 1987 Keith compone un buen número de canciones para su proyecto en solitario. Ya sabe cómo y con quién quiere hacerlo. Pese al escepticismo de quienes le rodean y a la evidente limitación de sus facultades vocales, decide ser él mismo el cantante. Siempre le había gustado cantar y ya había grabado algunos temas como voz solista con los Stones. Tampoco quiere reciclar viejos temas de su banda, así que todo el material son composiciones nuevas. Evidentemente las canciones suenan a los Rolling Stones por los cuatro costados: “Es lo que yo hago. Ese soy yo, es la manera en que toco. No puedo camuflar eso”. Eso sí, a los Stones más rockeros y puros, apegados  las raíces de su estilo. Un sonido del que Richards nunca quiso despegarse  y cuya defensa le costó un montón de enfrentamientos artísticos con Jagger.
 
El grueso de “Talk is cheap” se  grabó en Montreal, Canadá entre Agosto y Septiembre de 1987. Keith perseguía un espíritu de banda y quería que todos estuvieran concentrados en la grabación, lejos de las distracciones de su vida cotidiana. Así que durante esas semanas la banda convivió las veinticuatro horas del día con una sola rutina: comer, dormir y tocar.  Además de los X-Pensive Winos, la lista de colaboradores es bastante amplia y por supuesto hay presencia del entorno de la banda madre.
 
 
Bobby Keys, inseparable compinche de correrías de Keih, pone su saxo al servicio del álbum y Mick Taylor hace lo propio con su guitarra. El teclista Chuck Leavell, conocido por su asociación a los Allman Broters, también hace acto de presencia y será un colaborador casi fijo de los Rolling Stones.  Sin embargo Ronnie Wood no aparece por ningún lado y aunque a Richards le pareció difícil tomar la decisión de no tocar con él, la considera acertada porque quería poner algo de distancia con su banda de toda la vida.
 
Johnnie Johnson, mítico pianista que acompañó a Chuck Berry y posiblemente sea el verdadero compositor de la mayoría de los clásicos de este, pone sus teclas al servicio de los temas de “Talk…”. Pero no es la única leyenda musical que aparece. Los Memphis Horns, aquella sección de viento nacida en el sello Stax, cuna del soul más sudoroso y puro, y algunos de los militantes de la mejor banda de funk de la historia, Parliament/Funkadelik, como Bootsy Collins (bajo) y Maceo Parker (saxofón), también hacen acto de presencia.
 
Una de las cosas que siempre me ha llamado la atención es la cantidad de músicos de color de los que se rodeó Keith en esta aventura. Sin ir más lejos, el guitarrita Waddy Wachel es el único miembro de raza blanca de los Winos. Es claro que Keith miraba de nuevo a sus raíces musicales y que estas son eminentemente negras y el resultado no puede ser una coincidencia, pues las interpretaciones de “Talk is cheap” tienen un groove muy especial.
 
El resultado de este batiburrillo de músicos y circunstancias es un magnífico álbum, 100% rockero y con la inconfundible impronta de los riffs de Kiz, que dirigen todo el cotarro con su característico estilo. Hay temas directos como “Take it so hard” o “Whip it up”, homenajes al rock de los 50 como “I could have stood you up”, aires soul románticos como en “Make no mistake” y temas más sincopados como “Struggle” o “It means a lot”. En todos ellos transmiten la relajación y disfrute de unos músicos que hacen música por la mejor de razones: por puro placer. Y al propio Keith no se le veía tan animado y contento en su piel desde hacía años. Talk is Cheap” no solo me recargó las pilas. Me trajo de vuelta a la vida”, Keith Richards (1997)
 
 
Tags:

You Might also Like

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *