LOADING

Type to search

Libros-comics

“Rat Pack. Viviendo a su manera” Javier Márquez Sánchez (2006)

Share
Dean Martin, Sammy Davis Jr., Peter Lawford, Joey Bishop y por supuesto, Frank Sinatra, forman uno de los grupos de colegas más famosos de la historia. Sus juegas, su apetito por la vida y su talento artístico son legendarios. Alcohol y drogas a mansalva, desbordante éxito y fama, relaciones con la Mafia y el clan Kennedy,  negocios millonarios, amor y sexo con hembras del calibre de Marylin Monroe, Ava Gadner o Kim Novak. En definitiva, cualquier mortal hubiese deseado vivir siquiera un ápice de todas esas experiencias. Que por supuesto también incluyen su correspondiente bajada a los infiernos y mil truculencias más.
 
 
La culpa fue de Humphrey Bogart, y en menor medida de su esposa Lauren Bacall. Bogart fue la cabecilla visible de un pequeño grupo de amigos ricos y famosos. En torno a él se comenzaron a organizar enormes fiestas alcohólicas por las que se dejaban caer muchos grandes nombres de la época: David Niven, Debbie Reynolds, Tony Curtis, Janet Leigh, incluso el insaciable Errol Flynn pasaba por allí. Bacallles puso el nombre después de verles a todos de resaca amontonados en una habitación: “You look like a goddamn rat-pack” (Parecéis una maldita pandilla de ratas). Por aquel entonces Frank Sinatra hizo acto de presencia, y a pesar de que Bogart recelaba un poco de él al principio, ya que le tildaba de arribista, no tardó en ser uno más del grupo. Poco después, el fallecimiento de Bogart y el carisma de Sinatra, hicieron que Frank se convirtiera en el líder del grupo.
 
El comentario de Lauren Bacall caló hondo y se oficializó el nombre de Rat-Packpara el grupo. Su lema fue “Never rat on a rat” (Nunca delates a una rata) y sus normas, sencillas y directas: 1. Hollywood apesta. 2. No te fíes nunca del jefe. 3. Bebe todo lo que puedas. 4. Ama la música como a ti mismo.
 
Llegados a este punto es el verdadero inicio de este libro, mitad ensayo, mitad biografía novelada. Se centra en la dinámica general del Rat-Packy en la biografía concreta de sus máximos representantes: Frank Sinatra, Dean Martiny Sammy Davis Jr. Sinatra como el gran jefe, el puto amo del cotarro y uno de los mejores cantantes de la música popular. Dean Martin, cómo el tipo encantador y vividor que parecía que solo pasaba por allí. Sammy Davis Jr. como el amigo fiel y uno de los artistas más grandes y completos que pueda haber, lo hacía todo (cantar, actuar, bailar, imitar) y todo al nivel de los más grandes.
 
 
La narración es cronológica y se van entremezclando los bloques biográficos de los tres protagonistas principales. Se basa en muchas y suculentas anécdotas y el elenco de secundarios es de quitar el hipo. Tanto famosos cómo desconocidos para el gran público. Además de los affairs sexuales y bacanales de alcohol y drogas y de los famosos negocios con la Cosa Nostra o conspiraciones con los Kennedy, se narran las relaciones personales entre los protagonistas, su especial relación de amor y amistad, sus cánones de conducta. Incluso se refleja en su historia el devenir social y los cambios que se producen década a década en el mundo moderno: conflictos políticos o raciales, nuevas mentalidades, etc. También hay hueco para analizar la discografía y filmografía de Sinatra, Martin y Davies, que es una de las piezas angulares de sus protagonistas.  Si además le unimos fijación por los pequeños detalles, nos da una amplia visión del Rat-Pack,de su origen, auge, decadencia y trascendencia en el tiempo.
 

 

 

 
 
Y además está perfectamente escrito y estructurado, manteniendo el interés a lo largo de todas sus páginas. Si quieres saber cómo la Mafia ayudó a John F. Kennedy a ganar las elecciones, cómo era ser judío, negro y tuerto en los años 60, cómo se grabaron algunas de las mejores películas y discos de la historia, qué pasó cuando Sinatra se encontró a Marilyn Monroe desnuda en la cocina bebiendo agua (por lo visto siempre iba por casa, y en las ajenas también), cómo funcionan los entresijos del show bussines, cómo fueron los primeros matrimonios interraciales en Estados Unidos o las primeras sectas satánicas… aquí hay algunas respuestas. Y de muchas otras cosas más, claro.
 
 
Tags:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *