LOADING

Type to search

Clásicos Discos

“Nights are so long” Michael Monroe (1987).

M.A.V. 1 year ago
Share

Cómo comentamos en esta noticia, se cumplen 30 años del inicio de la carrera solista de Michael Monroe. Lo que supone una excusa cómo otra cualquiera para repasar uno el emblemático debut en solitario del finlandés.

Matti Antero Kristian Fagerholm, mundialmente conocido como Michael Monroe, es un tipo que se sabe rodear muy bien. Primero se rodeó de una de las mejores bandas de rock de su época y que además influenció sobremanera el hard-rock posterior. Estamos hablando, evidentemente, de los grandísimos Hanoi Rocks. Fuera de su banda, Johnny Thunders (The New York Dolls) y Stiv Bators (The Dead Boys) formaron su pandilla de colegas. Steve Van Zant (E-Street Band) y Ian Hunter (Mott the Hoople, The Spiders from Mars) también forman parte de su círculo de amistades, el cual es esencial para apreciar mejor este “Nights are so long”.

Tras la fatídica y estúpida muerte en un accidente de coche de Razzle, batería de Hanoi Rocks, la banda entra en una espiral de desencuentros y a pesar de varios intentos por sacarla a flote, en 1985 se separa. Michael, un culo inquieto, comienza a colaborar con Stiv Bators y en ese mismo año Steve Van Zant les reclama a ambos en Nueva York para colaborar en su célebre canción anti-aparheid “Sun City”. Michael se termina mudando en el 86 a dicha ciudad y pone en marcha su propia banda.

Michael Monroe actuando junto a Hanoi Rocks. Inglaterra, 2008.

En 1987 ya tiene listo y se edita este “Nights are so long”, su debut en solitario. Un trabajo fundamental para la carrera de Michael, artística y comercialmente. Artísticamente porque es un compendio maravilloso de su estilo e influencias y comercialmente porque sin ser un gran éxito, sí le permitió arrancar su carrera solista.

Cuentas las crónicas de la época que durante los 80 se hicieron famosos los gritos de Monroe a sus músicos para que dejaran de tocar “esa mierda de heavy-metal” y tocaran “jodido rock’n’roll”. Y eso es lo que nos ofrece. El estilo personal de Michael se caracteriza en la conjunción de melodía y potencia. Música con la que puedes mover el esqueleto y cantar a la vez. De los diez temas incluidos apenas tres son composiciones propias, el resto son versiones de gente que admira, y entre ellas, varias son de sus amigos.

She’s no angel” de los Heavy Metal Kids, es un hit-single perfecto y que parece compuesta a la media de Monroe. Vacilona, pegadiza, con mucha garra. Esta versión la volvería a grabar en su clásico “Not Facking it” (1989). Igualmente regrabaría “You can’t put your arms around a memory”, sentido homenaje a su amigo Johnny Thunders, esta vez con Demolition 23. El resto son temas de MC5, Flaming Lips y de un par de colegas músicos del entorno de los Dead Boys.  Un repertorio seleccionado con mucho acierto y que resulta estimulante y variado. Hay canciones más lentas como “It’s a lie” donde colabora Ian Hunter, medios tiempos como “Can’t go home again” y temas llenos de adrenalina y fiesta rockera como “Highschool” o “Too Rich to be good”. Michael canta con fraseo habitual: desgarrado y melódico, saca a pasear su inseparable saxo y también su armónica. El protagonismo del cantante en la grabación es casi absoluto pero la banda es compacta y le da el soporte perfecto, con lo que los que realmente ganamos somos los oyentes. Aquí hay música que te reconcilia con la vida y que te hacer disfrutar realmente de ella.

 

Tags:

You Might also Like

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *