LOADING

Type to search

Conciertos Crónicas

Los Deltonos, ya estuvieron allí.

M.A.V. 2 years ago
Share

Sala El Sol, Madrid.  28/04/2017.                                                                      

Tras múltiples sinsabores y luchas, desde hace ya tiempo Los Deltonos operan desde las catacumbas. La auto gestión les permite mantener a salvo tanto su independencia, como la calidad de su música. Cumplidos treinta años de actividad los cántabros pasan por un momento dulce. Tal y cómo pudimos constatar en la sala madrileña. La formación actual, integrada por Hendrik Röver (voz y guitarra), Fernando Macaya (guitarra),  Pablo Z (bajo) y Javier Arias (batería), suena sin fisuras, robusta y  con matices.

Actualmente se encuentran en plena gira de su disco homónimo de 2017. Otro excelente catálogo de canciones firmadas por Röber, con sonido e influencias cien por cien Deltonos y su indiscutible buen hacer. Durante la más de hora y media de concierto la banda se mostró relajada y sonriente, agradecida con la entrega del público y certera, mientras despachaban rock’n’roll del bueno por un tubo. Con autenticidad, sin poses ni tonterías.  Durante la primera parte del repertorio, ese blues-rock o rock-blues tan suyo fue el protagonista. La parte central incluyó algunos temas más variados: rock potente a lo ZZ Top, aires más country, improvisaciones. Y en el último segmento, la fiesta terminó con más temas directos.

Del último disco sonaron entre otras,  una demoledora “Sanmartin” con esas guitarras arrastradas, la acelerada “La verdad” o la juguetona “Caviar”, que según explicó el día anterior Hendrik en una mini-actuación acústica en una tienda de discos, en principio la compuso para los Míticos GT’s , pero al final se la apropió para los Deltonos.  Desde el aire boogie de “Taquicardia”, al infeccioso estribillo de “Gasolina”, o la  emotiva “Brindemos” llegamos a los tiempos de “Bien, mejor” con “Listo” (letra más vigente que nunca), en un set list que repasa cada una de las épocas de la banda. Röber se despachó cómo lo que es: uno de los mejores guitarristas de rock del país. No solo con sus soberbios solos, sino con su técnica de “finger-picking” y todo lo que salía de sus seis cuerdas.  La banda en general sonó cómo una máquina perfectamente engrasada, muy natural y fluida,  e hizo disfrutar de lo lindo a todos los presentes.  Perfecta velada.

“Échame un trago de ron…”.

Tags:

You Might also Like

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *