LOADING

Type to search

Conciertos Crónicas

Larkin Poe, el éxito de la regeneración,

M.A.V. 5 days ago
Share

Madrid, Cool Stage. 12/1/2018.

Que una joven banda de rock acabe su concierto a ritmo de Robert Johnson, habiendo interpretado también material de Son House, Skip James o Leadbelly, mientras más de cuatrocientas personas cantan, aplauden y jalean, todo esto en España y en el año 2108, puede parecer algo de ciencia ficción. Pero no lo es. Larkin Poe han venido demostrando que se puede actualizar viejos sonidos con enfoques e influencias más modernas y sonar fresco, auténtico y natural. Porque aquí no hay nada impostado. Las hermas Lovell adoran los sonidos del Delta y de raíces. Lo demuestran tanto en su propuesta musical como  en sus innumerables videos en las redes sociales, donde tocan material de este tipo. Pero además lo mezclan con bases programadas, influencias del hip-hop y de música más contemporánea.

Con un lleno absoluto Megan y Rebeca Lovell, acompañadas de una base rítmica de bajo y batería, saltaron al escenario y las sensaciones comenzaron a ser buenas. El repertorio se basó fundamentalmente en material de sus dos últimos discos “Peach” (2017) y “Venom and Faith” (2018), con las versiones incluidas en ellos. Estos álbumes están grabados por íntegramente por las hermanas Lovell, por lo que cabía la duda de cómo sonaría con una banda. Pues bien, los temas se adaptan a la perfección y no se echa en falta ningún elemento. Hubo tiempo para temas robustos como “Preachin’ Blues”, “Bleach Blonde Bottle Blues”, “Hard Times Killing Floor Blues”, el emotivo soul de “Might as well as me”, las atmósferas de “I’m not gonna cry”, las melodías cuasi rapeadas primero y después agudas de “Honey honey”.

En escena se nota la inevitable complicidad entre Megan y Rebecca, complementándose en las armonías vocales y viéndolas disfrutar. Megan agradeció en varias ocasiones la acogida por parte del respetable, de forma sincera y sencilla. Emocionante fue la presentación del tema “Mad as a hatter”, dedicado a su abuelo aquejado de una enfermedad mental. En líneas generales fue un concierto directo y al grano, sin innecesarios alardes instrumentales, aunque Rebecca demostró en un par de ocasiones ser capaz de levantar al público con un solo de slide.

Tras una potente “Wanted woman – AC/DC” y una pseudo acústica y desnuda “Come in my kitchen”, Larkin Poe dieron la velada por finalizada. Dejando un gran sabor de boca a los asistentes, y la impresión de que aún les queda margen para crecer como banda. Lo mejor está por llegar.

 

 

 

Tags:

You Might also Like

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *