LOADING

Type to search

Clásicos Discos

“L.A.M.F” Johnny Thunders & The Heartbreakers (1977).

M.A.V. 1 year ago
Share

Tal día como hoy de hace veintiséis años, el 23 de Abril de 1991,  falleció uno de los grandes iconos del punk y del rock’n’roll: Johnny Thunders. Efeméride que utilizaremos de vaga excusa para rendir homenaje al pequeño gran Johnny y su clásico “L.A.M.F.”.

La historia es bien sabida por todos, o debería serlo. Thunders formó parte de unos seminales New York Dolls, precursores del glam, del punk y del r’n’r más vicioso. Duraron juntos un par de telediarios. Lo justo para dar un vuelco a la forma de entender el rock y ser una de las bandas más influyentes de este. Hasta que ya en el siglo XXI volvieron por sus fueros, iniciando una nueva etapa de la banda con David Johansen y Sylvain Sylvain al frente de esta. Está reunión iniciada en 2004 dio muy buenos resultados a nivel artístico. En cuanto a lo personal, la estuvo ensombrecida por la muerte del bajista original de la banda Arthur Kane.

Pero volamos atrás en el tiempo. Tras su salida de los Dolls, Johnny Thunders montó otra banda junto a Jerry Nolan (batería de aquellos), Richard Hell (bajista, que venía de Television) y Walter Lure (guitarra). Les costó alrededor de dos años sacar su primer y único LP, desde 1975 a 1977, año fetiche del punk. La leyenda dice que la fama drogadictos de Thunders y Nolan echaba para atrás a las discográficas para ficharles. El avispado Malcom McLaren, manager de los Sex Pistols y también de los New York Dolls durante una temporada, propuso a los Heartbreakers cruzar el charco y aliarse en con los Pistols en el Anarchy Tour, en el cual también tocaron The Clash The Dammed, que fueron sustituidos los Buzzcoks. Sin embargo el tour se canceló tras un famoso incidente televisivo de los Pistols Johnny y los suyos se quedaron colgados en Inglaterra.

Johnny Thunders & The Heartbreakers. NYC, 1977. Foto: Roberta Bayley.

La opción de volver a Nueva York no les convenció y se quedaron en Londres, haciendo una serie de conciertos que dieron sus frutos cuando Track Records, les ofreció grabar un larga duración. Este “L.A.M.F”, siglas que significan “like a motehrfucker”, fue grabado en diferentes estudios (Essex, Olympic Ramport, propiedad de los Who) en varias sesiones. De las cuales posteriormente se editarían varias versiones del álbum, con otras mezclas, más temas, etc. El título viene inspirado de un grafiti de las calles de Nueva York con el que bandas callejeras marcaban el territorio. Aunque Thunders afirmara que fue al revés: que el disco inspiró los grafitis.

La mezcla del disco fue un auténtico disparate. Nadie estaba conforme con el resultado y se hicieron múltiples intentos de sacar un buen sonido a la grabación. La sangría monetaria fue importante, ya que varios miembros de la banda hicieron mezclas cada uno  por su lado y el sello discográfico, mosqueado porque mucho de ese dinero se destinara a vicios y no al disco, cortó el grifo. El grupo alegaba en defensa del despilfarro financiero, que los trayectos en taxi de Londres a Birmingham eran muy caros. Sea como fuere, “Chinesse Rocks” compuesta por Richard Hell y Dee Dee Ramone, fue el primer sencillo y todo un éxito de ventas: 20 mil copias las primeras semanas. Johnny ironizaba diciendo que eran unos hipócritas, que todos criticaban la heroína pero que sin embargo a todos les gustaba una canción sobre ella. Por cierto, que Johnny y sus Heartbreakers fueron acusados de introducir dicha droga en la escena punk inglesa. El resto de cortes no desmerece en absoluto. El clásico “Born to lose” abre fuego  y hasta el cierre de “Let go” treinta y pocos minutos después, solo hay rock’n’roll en estado puro. El riff de dos acordes de “I wanna be loved“, el sonido garajero de “Pirate love“, el desenfreno de “One track mind” o “Baby talk“. Todo el disco es una llamada al hedonismo, lleno de infecciosos riffs y estribillos para cantar hasta desfallecer. La desorganización y las drogas no pudieron acabar con una banda en un momento dulce y mágico. Los surcos de “L.A.M.F.” están llenos de dejadez y vicio, de agresividad y pasotismo, que le otorgan un encanto innegable. Sus raíces musicales están en los pioneros del rock, la sombra de Chuck Berry es muy larga en estas canciones. Rock sencillo y directo, vacilón, crudo y visceral. Obra maestra. Punto.

 

Tags:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *