LOADING

Type to search

Artículos Conciertos Crónicas

Hermanos Cubero: chistes malos y canciones tristes. 15/01/2022 (Madrid)

Share

Con esa frase definieron ellos mismos su concierto en el escenario del Teatro Infanta Isabel. Y no podríamos estar más de acuerdo. Con cuatro discos y dos epés los Hermanos Cubero han fraguado un estilo personal y fresco que actualiza el folklore español con sonidos americanos. Como si fueran unos hillbillies de la Alcarria.

En esta ocasión siguen presentando su disco “Proyecto Toribio/Errantes Telúricos”. Disco doble con una parte instrumental que presenta canciones del maestro Toribio del Olmo, con la colaboración de varios violinistas. Y otra parte vocal con la colaboración de diversos cantantes invitados. De tal forma que el concierto celebrado dentro del marco de INVERFEST se estructuró de dicha manera. Canciones instrumentales y vocales, con la colaboración de la violinista Marta Margaix que también aportaba sus facultades vocales al repertorio.

Con igual falta de complejos que su música, Roberto es el encargado de presentar casi todas las canciones. Momentos que aprovecha, con la complicidad del público presente, para sazonar la actuación con algo humor y buen rollo. Y es que las interpretaciones de canciones como “Efímera” (Es efímera la alegría / Permanece el dolor”)  o “La boda y el entierro”, con esa sensibilidad y destreza musical, se clavan como puñales en el pecho de los oyentes. “Tenerte a mi lado” del álbum “Quique dibuja la tristeza”, donde Enrique Cubero dedica unas canciones a su esposa fallecida se lleva la ovación más fuerte de la noche. De su último trabajo también sonó “La gaviota” o la reivindicativa “G.U.A.D.A.L.A.J.A.R.A” y poco a poco hacen un recorrido por el folklore nacional. Donde suenan piezas de baile, valls, mazurcas, jotas o foxtrot.

Idea del desparpajo que tiene la propuesta de los Cubero es la reinterpretación que hacen de una canción que Sara Montiel canta en la  película “La violetera”. Que ellos en un principio creyeron que era un oscuro y arcaico tema de Toribio del Olmo.

Un concierto donde primó la música y no el espectáculo. Donde los tres músicos hicieron gala de un perfecto dominio de sus instrumentos, unas impecables armonías vocales y mostraron una colección de temas propios y tradicionales, que pase el tiempo que pase, seguirán siendo grandes canciones.

Tags: