LOADING

Type to search

Artículos Instrumentos

Gretsch White Falcon: el Cadillac de las Guitarras

Share

Estamos en Liverpool, año 1961. Un taxista vende a un chico de dieciocho años una guitarra Gretsch por 90£. El joven abona en efectivo 70 de ellas y firma un pagaré por las 20£ restantes. Así es como George Harrison adquiere la que fue su “primera guitarra americana buena” según afirma a la revista Guitar Player en 1987. “Y era de segunda mano, pero yo mismo la pulí. Me sentía muy orgulloso de tenerla”. Con dicho instrumento The Beatles se desbravan en el famoso garito de Hamburgo The Cavern y graban su primeras sesiones en los Abbey Road de Londres.

Pero Harrison no ha sido ni mucho menos el único gran guitarrista que alguna vez ha acariciado el mástil de una Gretsch. Algunos ejemplos de ello son los de Chet Atkins, Eddie Cochran, Billy Duffy, Duane Eddy, Brian Setzer, Stephen Stills o Malcolm Young.

En 1893 Friedrich Gretsch, un imigrante alemán de 27 años, funda en Brooklyn, Nueva York, una tienda de instrumentos. Inicialmente solo vendía banjos, panderetas y tambores. Doce años después, Friedrich fallece dejando en herencia el negocio a su hijo Fred, por aquel entonces casi un adolescente. Pero Fred demuestra sus habilidades frente al negocio y en 1916 la compañía Gretsch ya es uno de los fabricantes e importadores más importantes del país. Una de las innovaciones de Fred fue comenzar la fabricación de guitarras. Dirigidas sobre todo a músicos de jazz y de country, los dos estilos más en boga en la época. Fred se retiró de la compañía en 1942, pasando el testigo a sus hijos: Fred Jr. y William.

Tras el paso de Fred Jr. por la Armada y de vuelta en el negocio familiar, comienza la época dorada de la marca. Estamos ya en los años 50 y Gretsch genera enormes ventas, innova en los instrumentos y grandes guitarristas de la época lucen sus guitarras. Fred Jr. introduce a mitad de la década varios modelos de guitarras, entre ellas la 6120 y la White Falcon. La 6120 tuvo como gran baluarte de su éxito a Chet Atkis. Por aquel entonces Atkins será uno de los guitarritas más famosos y reputados del country. El modelo 6120 Chet Atkins tuvo enorme éxito y aprovechando este, se lanzaron otros modelos cómo la Country Gentleman (nombre que se le dio a raíz del éxito instrumental de Atkins con el mismo nombre) y la Tennessean, una versión algo más barata de la anterior. El mismísimo Elvis utilizó la Country Gentleman tanto en el escenario cómo en el estudio y Eddie Cochran era un fiel usuario de las Gretsch. Por lo que la marca está muy ligada al nacimiento del nuevo sonido del rock’n’roll. La Gretsch es una guitarra muy típica de la escena rockabilly y derivados. Brian Setzer (Stray Cats) tiene su propia línea de Gretsch y dentro de la escena más underground y garajera, también es clásica la 6120 naranja de Poison Ivy Rorschard (The Cramps). Pero también otros guitarristas de gran influencia como el ya citado George Harrison o Pete Townshend (The Who), aunque más el primero, han sido usuarios de esta marca.

 

Malcom Young (AC/DC)

En 1954 Jimmie Webster, músico y responsable de marketing de Gretsch, tiene la idea de diseñar un modelo de guitarra para competir con la Gibson Super 400, guitarra que por aquel entonces arrasaba entre los músicos de jazz. Su idea era la de una guitarra semisólida de gran sonido y con una estética muy llamativa. Así que utilizaron ideas y técnicas que ya venían usándose en la fabricación de baterías, buscando una ornamentación espectacular para la nueva guitarra. El blanco o crema ahumado de su acabado le daría elegancia y el oro, un toque fastuoso y divertido. Pero si además le sumamos las circonitas, el nácar y la madera de ébano, nos queda una guitarra de un precio desorbitado. Casi prohibitivo. Así que los jazzmen siguieron a lo suyo con sus Super 400 y la White Falcon poco a poco entró en la leyenda del rock’n’roll.

En 1962 la publicidad de la White Falcon rezaba “La guitarra más bonita que jamás se ha fabricado”. Lo cierto es que hay objetos que están tan ligados a determinadas épocas y actividades, que son capaces de representarlos.  Por ejemplo, el Cadillac es el modelo de coche más asociado en el imaginario colectivo a la década de los años 50 y por extensión, a la cultura rock de dicha época. Igual que la White Falcon, guitarra de enorme éxito en aquel tiempo e igual de opulenta y excesiva que el Cadillac y que ha quedado como referente indiscutible del sonido rockabilly y en menor medida, del country. Aunque, como veremos más adelante, es mucho más versátil de lo que parece.

Bill Duffy, The Cult

La White Falcon ha sufrido innumerables modificaciones a lo largo de su historia. Existiendo numerosas versiones del modelo. De cuerpo semi-sólido, es una guitarra grande y robusta que intimida por su tamaño y aspecto. Su sonido es igual de grande que ella: grave y con mucha definición. Siendo perfecta para las sonoridades country y del rock más clásico. Incluso para hacer solos de tipo rockabilly. Pero también cuadra muy bien con sonidos más suaves y graves, tipo jazz  o bossanova. Para sonidos más fuertes o con mayor uso de la distorsión no es muy aconsejable, ya que su cuerpo semi-sólido genera muchos acoples. Sin embargo, Malcom Young (AC/DC) o Bill Duffy (The Cult) que tiene tiene un modelo White Falcon personalizado, han sido fieles a la Falcom. Según se dice, Malcom introducía calcetines dentro de la guitarra para absorber los acoples. El pequeño de los Young dejó de usar la WF y la cambió por un modelo personalizado de la misma casa Gretsch. Sea como fuere, guitarristas muy dispares han utilizado y utilizan la White Falcom. Desde Neil Young, que por cierto, es muy aficionado a saturar y meter tralla a su eléctrica, a John Frusciante de los Red Hot Chilli Peppers.

A finales de los años 60 Gretsch fue vendida a la empresa de pianos Baldwin, siendo este otro punto de inflexión para la marca. A partir de este momento la calidad del producto baja y algunos nuevos lanzamientos suponen un fracaso. En los años 70 la producción se traslada a una nueva fábrica en Arkansas, donde la planta sufre dos incendios desastrosos, lo que supone que a principios de los años 80 se cancele la producción de guitarras. Sin embargo en 1987 la empresa es recomprada por la propia familia Gretsch y durante los 90, el negocio florece de nuevo.  Hasta que en 2002 se llega a un acuerdo con Fender para que fabrique y distribuya las guitarras Gretsch.

Las nuevas White Falcon realizadas por Fender procuran ser fieles réplicas de los modelos antiguos aunque por supuesto, los modelos más cotizados son los de las décadas pretéritas. Y es que a día de hoy, cualquier guitarrista que se precie suspira por la belleza de una auténtica Gretsch White Falcon.

 

                                                                 Neil Young.

Sylvain Sylvain (New York Dolls)
John Frusciante (Red Hot Chilli Peppers)
Tags:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *