LOADING

Type to search

Discos Novedades

“Gotta Have The Rumble” Brian Setzer (2021)

Share

Obviamente, es una referencia a mis motos y a los bólidos, algo que no ha cambiado desde que tenía 15 años. Sigo teniendo la misma pasión por ir rápido y la adrenalina. Pero también tiene que ver con mi problema de audición con el tinnitus, el zumbido en los oídos. Era bastante grave, y me di cuenta de que no podía tocar como quería. Mientras me recuperaba, ponerme delante de un pequeño amplificador no me servía. El sonido de mi amplificador grande hace que la guitarra resuene. Lo cual es una gran parte de mi sonido. Estuve muy desanimado durante un tiempo porque pensé que no sería capaz de volver a hacerlo. Así que “Gotta Have The Rumble” se refiere a ambas cosas“.

Primer disco en siete años del sempiterno líder de los Stray Cats. Brian Setzer es de esos músicos que tienen un sonido muy marcado y con anterioridad sabes cómo va a sonar cada nueva entrega que presente, con independencia de su calidad. “Gotta have de rumble” no es una excepción. Setzer factura un disco de rockabilly y rock’n’roll apegado a los viejos moldes, donde su guitarra lleva a puerto seguro una colección de canciones, que pese a las alturas de partido en las que estamos, suenan frescas, potentes y divertidas. Donde la voz y sobre todo la guitarra de Setzer, fluyen con la eficacia y maestría habitual.

Gotta have de rumble” fue grabado entre Minneapolis y Nashville con el músico y productor Julian Raymond a los controles. Conocido por su trabajo junto a Cheap Trick, Glen Campell o Hank Williams Jr. El resultado es un ágil disco rockero con once temas con el sello de calidad de Setzer. Se abre con el ritmo grave de bombo y timbales de “Checkered Flag” y el término rumble del título del álbum resuena en la cabeza del oyente.

Cuando escribo canciones, no tengo límites y nunca me preocupo por estar restringido por el género. El blues no tiene por qué ser una cosa definida, y tampoco el rockabilly. ¡Y es sexy!”. Efectivamente a pesar de no salirse en demasía de los parámetros del rockabilly, Setzer sazona su música con otras referencias. “Wrong side of the tracks” se viste con unos preeminentes arreglos de cuerdas y quizá este tema se pueda emparentar con aquel lejano “Stray Cat Strut” de los Stray Cats. Ritmos latinos de los años 50 y armonías vocales típicas de aquel tiempo se encuentran en la dulce e inocente ““Drip-Drop”, una de esas canciones que se pegan al cerebro. En la labor guitarrística de Setzer también hay caminos poco transitados por este, como los riffs y escalas de aroma árabe de “Smash Up On Highway One”. Pero quizá el más llamativo es el de “Rockabilly banjo” que cómo su nombre indica es un tema rockabilly interpretado al banjo que supone un diez en la diana. Uno de los mejores temas del disco.

Tampoco debemos pensar que hay demasiadas variaciones en los estilos del disco. “Stack my money” es un shuffle directo y rápido con certeros arreglos de guitarra de Setzer y el recurso de “llamada y respuesta” en el estribillo que hace que sea fácilmente coreable. Dicho recurso se utiliza también durante todo el tema de “Off your rocker” que, pese a lo manido de su propuesta, funciona como un cañón. Al igual que las canciones situadas antes y después de la citada: la macarra “Rockabilly Riot” y la vacilona “One bad habit”. Si te gusta el rock’n’roll las disfrutarás con una sonrisa en la boca. Y si no te gusta, no sé qué haces leyendo esta reseña.

 

 

 

Tags: