LOADING

Type to search

Discos Novedades

Gilby Clarke “The Gospel Truth” (2021)

Share

Gilby Clarke saltó a la fama mundial a principios de los años 90 cuando sustituyó a Izzy Stardlin’ como guitarrista de los Guns and Roses. En aquellos momentos los Guns eran como un trasatlántico cuesta abajo, de culo, sin nadie al mando y con la tripulación borracha como cubas. Por aquel entonces apenas era conocido su grupo anterior, Candy, con los que en el año 84 publicó un delicioso disco de hard rock y melodías. Acabada la locura con los Guns, Gilby se juntó con Jo Dog, guitarrista de los Dogs D’amour, en el combo Jo’s Jook Joint. Gilby, además de la guitarra también se encargó de las voces y de la co-producción de una demo de tres temas. En la que por cierto, también colaboró el indomable David Roach, cantante de Junkyard.

A mediados de los 90 Gilby estaba embarcado en diversas facetas. Además de tocar con su compa Slash en Slash’s Snakepit, inauguró su carrera en solitario, con varios discos durante esa década, también trabajó como productor y le dio tiempo a montar una gamberra banda de blues llamada The Starfuckers, que no tuvo vida fuera de los clubs de Los Angeles.

Ya entrados en los 2000 Gilby siguió activo con un proyecto más garajero y de rock de la vieja escuela junto a Slim Phantom, batería de los Stray Cats, con un disco bajo el nombre de Co. Parker, en honor al célebre y polémico manager de Elvis. Formó parte de los MC5 en una gira y también grabó un disco con Nancy Sinatra.

En 2006 junto a Tommy Lee de Motley Crüe y Jason Newstead (ex bajista de Metallica) formaron Supernova, banda que buscó cantante en un programa televisivo. Pero para supergrupo, Kings Of Caos, banda originalmente montada junto a varios de sus ex-compañeros en Guns and Roses (Matt Sorum y Duff McKagan) y una serie de músicos que van rotando y que provienen de grupos como Def Leppard, The Cult, Cheap Trick, Aerosmith, Deep PurpleZZ Top.

 

 

Como vemos Gilby es uno de los escuderos de lujo que mejor se ha sabido rodear en las últimas décadas. Y este “The Gospel Truth” es su primer trabajo en solitario en veinte años. El guitarrista se sigue manejando por los parámetros que cabría esperar: hard rock clásico, algún toque glam, guitarras bluseras, Harley’s y la vida en la carretera. Si te gustan Cheap Trick y los primeros Aerosmith, este disco no te defraudará.

Ejemplo perfecto de lo dicho en el párrafo anterior es el primer y homónimo tema del disco. Que además incluye un potente riff de guitarra, vientos y coros de aires soul. “Wayfarer” es de influencia más blues, con un estribillo con más pegada. En “Tightwad” colaboran Nikki Sixx de Mötley Crüe y Stephen Perkins de Jane’s Addiction, que sorprendentemente tiene un riff que suena mucho a boogie. “Rock and roll is getting louder” es uno de los mejores temas del álbum, con esencia totalmente sleaze. Otro de los más destacables es “Violation” que entra como un tiro: potente y melódico a partes iguales. Y cara al cierre de este “The Gospel Truth“, Gilby Clarke reserva “Rusted N Busted” más garajero y rockero, con un gran estribillo y “She wont’ fight fair“. Esta última con toques de glam y que en su mitad se descuelga con un riff que podría haber firmado una banda de stoner o doom metal, son diez segundos que se quedan pegados al cerebro.

Huelga decir que al sonido y a la interpretación contenidos en este “The Gospel Truth“, aunque Clarke no es un cantante de pura cepa, no se le pueden poner pegas. Hard rock de la vieja escuela para los tiempos modernos.

 

Tags:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *