LOADING

Type to search

Discos Novedades

“Devil In Berlin” The Cutthroat Brothers, Mike Watt (2021)

Share

Antes de nada, situémonos. Estamos ante la alianza musical de dos barberos y un bajista punk. Evidentemente dicho así lleva al engaño. The Cutthroat Brothers está formado por Jason Cutthroatt (voz y guitarra) y por el batería Donny Paycheck, que militó en Zeke. Y ambos músicos sí que ejercen el noble arte de la peluquería. Con este “Devil in Berlin” ya han firmado cuatro referencias desde su formación en 2018. Dos de ellas con Mike Watt, quién se dio a conocer durante los 80 con los punk rockers Minutemen. Además de participar en múltiples proyectos más, como Firehouse, su propia carrera en solitario y los diez años que pasó en el seno de los míticos Stooges.

La mezcla del sonido de ciénaga de los hermanos, mezclando garaje, punk, blues y una pizca de psicodelia, casa a la perfección con el estilo del bajista por excelencia de la escena post-punk de Los Angeles. Pero para hacernos una idea más precisa de su sonido, acudamos a la propia banda. Ellos mismos definen su sonido con las influencias de The Gun Club, The Cramps, The Stooges y uno poco de Sonic Youth y Hawkwind. En efecto, aquí no hay canciones digeribles a la primera escucha, ni éxitos radiables. Todo suena áspero, furioso y psicótico. Y al grano, sólo una de las canciones supera los tres minutos de duración.

A la segunda escucha, la niebla malsana se disipa y el oyente entra en el universo sónico de “Devil in Berlin”. The Cutthroat Brothers exploran muchos de los estilos colindantes a su sonido garaje punk.  Haciendo que “Love, Drugs, Etc..”, “Devil in Berlin” o “Been Away” terminen por aposentarse en tu cerebro. Cada canción tiene su propia identidad, tanto sonora como en la temática de las letras. Que nos hablan de drogas y zombies, niñas perversas y por supuesto, del diablo paseando por Berlin.

Cabe destacar también la labor instrumental de los tres componentes de la banda. Cada instrumento suena áspero y potente, pero a la vez con matices e imaginación.

El productor Jack Endino, que saltó a la fama por sus trabajos con algunos de los grupos más reseñables de los años 90, cómo Nirvana, Screaming Trees, Mudhoney, Soundgarden, The Gits o Supersuckers, se encarga de la grabación y mezcla. Y la magnífica portada es obra de Raymond Pettibon. Artista que se dio a conocer durante los años 70 dibujando portadas, posters y flyers para grupos de la escena punk. Sin ir más lejos, suyo es el diseño del icónico logo de Black Flag.

Tags: