LOADING

Type to search

Conciertos Crónicas

Daniel Lanois, futuro en el presente.

M.A.V. 1 year ago
Share

Teatro Lara, Madrid. 28/03/2017.

Night of heavy Sun: Daniel Lanois sólo instrumental” es la gira con la que Daniel Lanois debutó en Madrid, organizada por el Festival Son Estrella Galicia. En la carrera del músico y productor canadiense los opuestos se unen. Primero porque su fama entre el gran público viene dada por su faceta de productor. Lanois ha sido responsable del sonido de algunos de los discos más emblemáticos de U2 y ha trabajado con muchos de los grandes: Dylan, Young, etc. Sin embargo, su faceta de músico está muchas veces en las antípodas de la música que practican los artistas que ha producido. Su estilo es mucho más vanguardista y experimental. En los años 80 colaboró con Brian Eno en varios trabajos de este, incluyendo la banda sonora de “Dune” de David Lynch y en 1989 inicia su propia carrera discográfica. Segundo porque, uno de sus instrumentos preferidos y que habitualmente toca en vivo es la lap-steel, guitarra vinculada a la música country. Tercero porque, entrando ya en materia de lo acontecido en el Teatro Lara, Lanois maneja un equipo en directo mezcla de antiguo y moderno. A parte de su lap-steel, controla todos los sonidos con una mesa de mezclas tradicional, a la cual va enchufado un ordenador y un par de teclados modernos. Y cuarto, porque muchos de los sonidos que lanza y transforma en directo son de instrumentos analógicos o tradicionales: batería, teclados, etc.

La puesta en escena no puede ser más austera. No hay adornos de ningún tipo y apenas juegos de luces. Únicamente los instrumentos y equipo y una pantalla para las proyecciones. En ella se vuelcan imágenes que acompañan a cada uno de los temas. Algunas más tradicionales, cómo la historia de un pájaro, que junto con la música que le acompañaba fue uno de los momentos álgidos de la velada y otras más repetitivas, extrañas o inquietantes. Lanois se acompaña en escena de dos personas, un ayudante que le echa una mano con el equipo y una cámara que filma lo que ocurre en el escenario y que también se proyecta en la pantalla.

El canadiense se muestra tranquilo, amable y exquisitamente educado. Pero su gorro, gafas y barba no pueden ocultar que está disfrutando de verdad. El ordenador va lanzando los sonidos programados y Lanois de forma improvisada los manipula, añadiendo y quitando capas, texturas, modificándolos.  El resultado suena a muchas cosas y a ninguna. Suena a música ya echa y a música nunca escuchada. A todo y a nada. Pero Lanois no se pierde en sus propios vericuetos experimentales. Los temas tienen cierta estructura y las improvisaciones se acotan. Además de manejar las dinámicas a la perfección en cada uno de los temas, Lanois hace lo propio con el repertorio del concierto. De tal forma que combina unos más tranquilos con otros más movidos, unos más relajados con otros más emocionales, haciendo que el oyente no se vaya del concierto. Estamos ante una música poco confortable que desafía constantemente al receptor.

Tras alrededor de una hora de concierto, Lanois se retira. La ovación del respetable es considerable y confiesa que no tiene más material preparado. Aun así se anima a tocar un último tema, una “canción de cuna” según sus palabras. Y sentado ante su lap-steel nos regala el único tema vocal de la noche “The Maker”. Impecable cierre.

Foto encabezado: Andrew Hoshkiw. Daniel Lanois performing at the Stockey Centre in Parry Sound, Ontario, Canada on November 8, 2008. 

Tags:

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *