LOADING

Type to search

Discos Novedades

“Sad Clowns & Hillbillies” John Mellecamp featuring Carlene Carter (2017)

M.A.V. 9 meses ago
Share

Republic Records.

En la vida de John Mellecamp, ya desde el principio, las cosas no salen según lo planeado. Él nunca quiso ser músico, su ambición desde que era adolescente era la de convertirse en pintor. Con esa idea en la cabeza viajó desde su Indiana natal a Nueva York, para inscribirse en la escuela de arte y aprovechando el viaje, llevó unas demos suyas cantando con una banda de bar. La escuela de arte no pudo ser, superaba sus posibilidades económicas sin embargo, recibió una oferta para grabar un disco.

Algo similar ocurrió con este “Sad Clowns & Hillbillies”. Mellecamp coincidió con Carlene Carter cuando aquel ponía música para la obra de teatro escrita por el rey del horror Stephen King, “Ghost Brothers of Darkland County” en 2012. Carlene y John cantaron algunas canciones y desde ese momento vieron que sus voces cuadraban bien juntas. Carlene es una cantante con una amplia carrera a sus espaldas y además pertenece a la estirpe más importante de la música country americana: la Carter Family. Es hija de June Carter e hijastra de Johnny Cash.

De una manera natural y poco a poco, su relación artística fue estrechándose. Giraron juntos y entre bastidores, entre canción y canción de un concierto Mellecamp le dijo que deberían hacer un disco juntos. Ella asintió y poco después se pusieron manos a la obra. La idea inicial era grabar un álbum  de góspel de la vieja escuela pero con canciones nuevas. Carlene aportó algunas composiciones ya que el estilo compositivo de John se aleja del góspel. Sin embargo, el resultado final fue otro: un álbum John Mellecamp en el que Carlene Carter cantaba a dúo con él cinco de las trece canciones incluidas.

Easy target” fue el primer single del disco, publicado en Enero pasado. Se trata de la última canción que Mellecamp escribió para “Sad Clowns & Hillbillies”, le salió de forma espontánea mientras pintaba y es la única con un marcado contenido político. De todos es sabido el activismo político de Mellecamp y su implicación en diferentes causas. Sobre este tema Mellecamp reflexiona en diversas entrevistas para la radio. Sostiene que en la sociedad actual nos aislamos a través de la tecnología, creándonos islas uniéndonos exclusivamente con los que tienen un pensamiento afín a nosotros. De tal manera que nadie quiere ya oír una canción política como “Easy target”. Los que tienen una ideología parecida a lo que narra la canción, están cansados de este tipo de canciones y a los que no comulgan con su espíritu no les interesa. Musicalmente se trata de un tema maduro, que transita por páramos poco recorridos por Mellecamp, donde una mandolina dobla las notas del piano, creando una interesante atmósfera.

El segundo sencillo es “Granview”, cantada a dúo con otra cantante country: Martina McBride. En 2015 se estrenó la película “Itacha”, dirigida por Meg Ryan y a la que Mellecamp puso música. Ambos, por aquel entonces salían juntos además de colaborar artísticamente. En dicha banda sonora Martina McBride cantaba “Granview” y en esta ocasión, realizan un dueto para el disco. Según Mellecamp, “Grandiew” es una canción que tiene alrededor de veinte años y que nunca tuvo oportunidad de grabar. Algunas de las pistas, como las de bajo y batería fueron registradas años atrás y utilizadas para esta versión. El cantante tuvo algunos problemas con el tono original de la canción, ya que al John más viejo le queda demasiado agudo el tono del joven John. Pero McBride no hace la única colaboración en este tema. Izzy Stradlin’, guitarrista original de Guns’n’Roses pone sus seis cuerdas al servicio de la canción. Una guitarra con unos arreglos rockeros, sencillos y el sello personal de Izzy (él siempre fue el “roll” en sus bandas de rock) que encaja como un guante en la canción. “Granview” es una pequeña localidad del sur de Indiana y habla: “Desde la perspectiva un hombre de mediana edad de clase trabajadora cuyo sueño más grande es equiparse con un remolque y salir de la ciudad”.

Previamente escuchados los sencillos de adelanto de “Sad Clowns & Hillbillies”, nos adentramos en el resto de canciones. Lo primero que llama la atención es el cambio de sonido con respecto a los últimos trabajos de Mellecamp. Los tres anteriores estuvieron producidos por T-Bone Burnett, con un estilo más minimalista y oscuro. En esta ocasión el propio Mellecamp se encarga de la producción, además de estar grabado su estudio de Bloomington (Indiana) y es más rico musicalmente hablando. Guitarras acústicas y eléctricas, violín, una mandolina con mucha presencia, piano, un órgano hammond que le aporta aún más clase  a las canciones, armónica, secciones de viento en “Sugar hill mountain”, etc. Las canciones están más vestidas y además abarcan un amplio rango compositivo. Es un disco variado y rico en detalles.

La voz de Mellecamp en ocasiones suena más rota y áspera que nunca y empasta perfectamente con la de Carlene Carter. Además, Carter aporta una de los temas más emotivos  del disco: “Indigo summer”. Canción que firma junto a Mellecamp, originalmente compuesta por ella y arreglada para el disco por el de Indiana. De la intención góspel del trabajo quizá apenas quede el estribillo de “My soul got wing’s” y poco más. En “Sad Clowns & Hillbillies” prevalece el country, el rock, el folk.

La inicial “Mobile blue” tiene una melodía vocal marcada por el típico fraseo irregular de Mellecamp, unos arreglos de violín con aires montañeses y en su segunda parte coge fuerza con un ritmo entrecortado típicamente rockero. La atormentada “What kind of a man” arranca con una sencilla guitarra folk para poco a poco crecer en atmosfera e intensidad. “All night talk radio” es un típico tema de Mellecamp, con un gran trabajo de violín y el contrapunto del órgano, la igual que el rockero “Early Bird Café“. “Sugar hill mountain” tiene unos aires a Nueva Orleans que hacen imposible reprimir las ganas de cantar.  Podríamos diseccionar de este modo todas las canciones del disco, pero no lo haremos, pero sería algo inútil, este disco está ahí para ser escuchado.

John Mellecamp 23 discos, 65 años y en plena forma. Y por muchos años más.

Tags:

You Might also Like

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *