Blind Willie Johnson: entre la salvación y el apocalipsis. – No Fun Magazine

Artículos

Published on mayo 28th, 2017 | by M.A.V.

0

Blind Willie Johnson: entre la salvación y el apocalipsis.

Percusión procedente de Senegal, cánticos de indios navajos, arias de Mozart, rock’n’roll de Chuck Berry o el góspel-blues “Dark was the night” de Blind Willie Johnson (1897-1945), son algunas de las piezas musicales que forman parte de “The Sounds of Earth”, muestra de música humana que acompañaba a las sondas Voyager lanzadas al espacio en 1977.
 
¿Pero quién era Blind Willie Johnson? ¿Por qué otorgarle tanta importancia a su música? Si no somos aficionados al blues más primitivo, muchos podremos pensar que nunca hemos escuchado su música. Pero si eres aficionado al rock o al blues seguro que te has tropezado con su música en manos de Scott H. Biram, Gov’t Mule o John Mellecamp. O incluso de Led Zeppelin, Bob Dylan o Ry Cooder, quién se basó n “Dark was the night” para hacer la B.S.O. de “París, Texas”. The White Strypes también le han homenajeado y  pioneros del blues del Delta como Son House y Fred McDowell hicieron lo propio en su día. Esto puede dar una visión del alcance de la música de Johnson. Una mezcla de blues primigenio, góspel y una técnica al slide de la guitarra muy especial, junto a una atronadora voz, que exhortaba profundos mensajes sobre la salvación y la condena eternas.
 
Como toda buena figura legendaria, la vida y obra de Blind Willie Johnson está rodeada de misterio. Treinta canciones grabadas, una única foto conocida y en torno a su vida, mucha confusión. El musicólogo Samuel Charters (1929-2015) fue la primera persona que indagó en la figura de Johnson y casi todo lo que se sabe de él procede de sus averiguaciones. La serie de documentales “The blues” de Martin Scorsesse es posiblemente la fuente de difusión más famosa de la figura de este músico. Win Wenders inicia el viaje  en Johnson para luego centrarse en Skip James y J.B. Lenoir en el documental de la serie titulado “The Soul of a man”. La idea de Wenders es mostrar la tensión inherente entre lo sagrado y lo profano que existe en el blues. Y de eso, Blind Willie Johnson sabe un rato.
 

 

 
 
A pesar de su apodo, se estima que Willie no nació ciego y su lugar de nacimiento tampoco fue el que durante años se creyó que fue. Según su certificado de defunción, Blind vino al mundo en 1897 cerca de Brenham, Texas. No en Temple como se creía. Se quedó huérfano de madre cuando aún era un niño y su padre se volvió a casar poco tiempo después. Según cuenta Angeline Johnson, quién se piensa que es su segunda esposa, tras una disputa conyugal la madrastra de Blind le echó legía en la cara como venganza contra su marido. Este hecho le produjo su ceguera a los siete años de edad.
 
Las dos pasiones de Johnson nacieron prematuramente. Con cinco años le dijo a su padre que de mayor quería ser predicador. En ese mismo periodo de tiempo su padre le construyó una guitarra con una caja de puros y se inició con el instrumento. La infancia del bluesmen se desarrolló entre Marlin y Herane, localidades muy próximas a Brenham y entre sí. Al ir a trabajar, el padre dejaba al hijo en la plaza del pueblo hasta finalizaba la jornada, y el joven Johnson se pasaba las horas tocando en la calle. Fue allí, en las calles de Marlin donde Blind Willie conoció a un predicador ciego llamado Madkin Butler. Cómo no tocaba ningún instrumento le propuso al joven Johnson aliarse con él para difundir la palabra de dios. El objetivo de Willie no era ser músico, sino predicador, así que aceptó la oferta y Butler se convirtió en su mentor. Ambos interpretaban espirituales negros y con el tiempo Johnson grabaría algunas viejas canciones góspel además de que muchas de sus canciones derivaban de sus sermones.
 
En la segunda mitad de la década de los años 20, Johnson era un predicador baptista que daba sus sermones y actuaba por varias ciudades de Texas.  Según una entrevista recogida por el musicólogo  Samuel Charters, Blind Lemon Jefferson y Blind Willie Johnson solían coincidir por las calles de Brenham, actuando en ocasiones uno a cada lado de la calle. Alrededor de 1927 conoció  a la que llegó a ser su primera esposa: Willie B. Johnson. De ese matrimonio nacería una niña: Sam Fayne Johnson Kelly.
 
La música de Blind Willie Johnson impacta por varias razones. La primera es la profundidad y gravedad de su voz y la vehemencia y convencimiento con la que canta. En muchas canciones se acompaña de una voz femenina, que en ocasiones da el contrapunto a la increíble potencia vocal de Johnson y en otras, la complementa con algún juego melódico. La segunda causa es su manejo del slide. Se dice que Blind solía utilizar un tubo de latón contra las cuerdas de la guitarra pero que lo cambió por una cuchilla cuando se lo recomendaron. Lo que si es cierto es su gran habilidad con esta técnica que hasta el día de hoy sigue despertando admiración entre los músicos. En muchos temas dobla con el slide la melodía de la voz,  golpeando a su vez las cuerdas más graves como acompañamiento. Blind no usaba una afinación estándar en la guitarra, sino que utilizaba la afinación abierta en Re, lo que facilita esta técnica. Grandes guitarristas como Jimmy Page o Eric Clapton estudiaron con ahínco  la técnica de Blind Willie para destripar todos sus secretos.
 
Otro aspecto que impacta de la música de Blind es el contenido de sus letras. Interpretaba muchos espirituales tradicionales, cuyo contenido es eminentemente religioso. Pero en sus temas, Blind también abordaba sus conflictos interiores. En su visión,  la naturaleza del hombre era maligna y las referencias a la condenación eterna y a la destrucción son habituales. Aunque en otras ocasiones existe la luz y  la salvación está más próxima. Pero no sólo de religión hablaba. En “When the war was onJohnson habla de la hipocresía de reclutar soldados negros para la Guerra cuando en su propia casa no se le reconocen los derechos más básicos. “God moves on the water“ aborda la soberbia del ser humano frente a la Naturaleza, inspirada por los acontecimientos del Titanic.
 
Hoy en día el presunto artista o aspirante a artista es quién acude a un programa televisivo con la esperanza, no de hacerse buen músico, sino de hacerse famoso para posteriormente rentabilizar esa situación en la tele, prensa y demás sub-productos de la cultura del entretenimiento. En la década de 1920 el sello discográfico Columbia tenía un apartado para lo que llamaban sección de “raza”. Algo así cómo música folklórica, de raíces, blues y góspel. También existía una figura llamada “A&R” (Artistas y Repertorio) que ejercía como cazatalentos musical. Recorrían ciudades, pueblos, comarcas, husmeando en todos los rincones, preguntando e indagando para localizar a artistas de talento. Francis Buckley Walker (1889-1963) trabajó cómo cazatalentos para Columbia Records. Fue el descubridor de Hank Williams y Bessi Smith, La Emperatriz del Blues. Posteriormente supervisaría grabaciones de Glen Miller, Duke Ellington o Coleman Hawkins. Normalmente estos A&R viajaban constantemente y solían improvisar sesiones de grabación en hoteles, tienda de discos y lugares similares. Según una entrevista concedida por Walker en 1962, aquellas sesiones se organizaban muy rápido. Se hacían las audiciones por la mañana, al medio día se ensayaban y por la tarde se grababa todo. En esta ocasión Walker organizó una grabación en Dallas, dado que él y su técnico estaban utilizando un sistema nuevo llamado Viva-La Tonal! y necesitaban algo más de infraestructura.  
La primera sesión de grabación de Blind Willie Johnson se realizó el 3 de Diciembre de 1927 en la sede de Columbia en Dallas. Se registraron seis canciones, entre ellas su gran clásico “Dark was the night”, “If I may have the way I’d tear the building down” o el que fue su primer lanzamiento, “I know this blood make me hole”. Este sencillo de Johnson fue uno de los más vendidos del sello en aquella temporada.
 
La segunda se realizó un par de días después, el 5 de Diciembre y en estas le acompañó su mujer Willie. B. Durante bastante tiempo se creyó que la voz acompañante era la de su presunta segunda mujer, Angeline, pero posteriores investigaciones determinan que fue su primera mujer Willie. Esto deja un hueco importante ya que existe una voz femenina en la segunda tanda de sesiones de Diciembre de 1929, que permanece sin identificar. Estas sesiones se realizaron en Nueva Orleans. El sello Columbia corrió con los gastos del viaje y la estancia de Blind, pero no le acompaño su mujer. Así que es probable que el sello contratara a una cantante local para acompañar a Blind Willie en la sesión del día 10. Sin embargo el día 11 la mujer de Johnson, Willie B. es quién canta con él. ¿Reclamaría Blind su presencia o estamos ante una mujer sin identificar con un timbre de voz muy parecido al de Willie B?
 
Tras estas grabaciones Blind Willie decide quedarse en Nueva Orleans un tiempo, predicando y cantando en las calles. Aquí es cuando surge otra de las leyendas más famosas en torno a su figura. Según se cuenta fue arrestado por causar un alboroto en la calle al cantar “If I may have the way I’d tear the building down” junto a los juzgados de la ciudad. En una clara malinterpretación de la letra de la canción.
 
El 20 de Abril de 1930 Blind Willie registra su última sesión. Diez canciones acompañado de Willie B. donde nació uno de sus clásicos imperecederos: “John the Revelator”.
 
 
 
Blind Willie vivió en diversas ciudades de Texas y se piensa que se casó en segundas nupcias con Angeline Johnson, hermana del guitarrista de blues L.C. Robinson. Pero no se ha podido constatar mediante el correspondiente certificado de matrimonio. Pero según palabras de su hija Sam Fayne, sus padres se divorciaron y él se volvió a casar. Los últimos años de su vida transcurrieron en Beaumout. Donde se integró en Iglesia Anabaptista de Mount Olive y siguió tocando en las calle. Al igual que se relacionó en el pasado con Blind Lemon Jefferson, durante esta época traba una buena amistad con Blind Willie McTell, quien recoge muchas influencias de Johnson. Cómo la de tocar con slide o hacerse acompañar por una voz femenina, que al igual que Johnson, se trata de su mujer Kate Williams. En 1945 su casa se quemó y el músico y su esposa no tuvieron más remedio que vivir en sus ruinas, ya que nunca salieron de la pobreza. Cubrían el colchón mojado con periódicos y Johnson cogió una neumonía. Según Angeline no fue aceptado en el hospital debido a su ceguera y debió volver a casa, donde murió por complicaciones derivadas de la neumonía. Sin embargo, en su certificado de defunción se señala malaria y sífilis.
 

Blind Willie McTell & Kate Williams

 
Otro de los misterios que rodean a la figura de Blind Willie Johnson es porque no hizo más grabaciones después de 1930. Sus discos se vendieron bien, incluso superó en ventas a Bessi Smith y es factible pensar que podía haber grabado más material para Columbia o cualquier otro sello. Nunca lo sabremos. Quizá el gancho comercial de Blind se hubiese acabado o que el propio artista no tuviera más material para ofrecer. Vivió una época muy complicada, la de entre guerras, con mucha violencia, desigualdad social y racial y una gran crisis económica. Para la posteridad dejó algunas de las mejores canciones de blues-góspel y de música de raíces de la historia de América y una influencia tan larga que comienza en sus coetáneos, pasa por los clásicos del blues y los grandes del rock (Zeppelin, Dylan) hasta llegar a  músicos modernos cómo Rob Zombie. Mientras, no seguiremos preguntando donde se haya el alma de un hombre.

 

Tags: ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑