LOADING

Type to search

Artículos Canción del día

“Carmelita”, el lamento del adicto.

M.A.V. 7 meses ago
Share
 
 
Carmelita, hold me tighter 
I think I’m sinking down
 
La vida de Warren Zevon fue agitada y turbulenta con adicciones, divorcios y un sinfín de problemas personales. Su muerte, prematura y valiente. Grabó su último álbum, “The Wind” (2003),  sabiendo que el cáncer pronto le vencería. Su trabajo es uno de los más reputados de los cantautores americanos emergidos durante los años 70. Un repertorio y artista que a pesar de no haber conseguido grandes éxitos comerciales, cuenta con el reconocimiento explícito de gentes cómo Bob Dylan, Neil Young, Bruce Springsteen o Jackson Browne. Y si estos tipos dicen que Zevon en un gran compositor, habrá que hacerles caso.
 
Uno de los puntos fuertes y más representativos de su música, son sus letras: irónicas, mordaces e inteligentes. En ellas, los finales felices no existen y muchas veces versan sobre los habitantes de la cara oscura de la existencia: sociópatas, bandidos, hombres lobo y personajes autodestructivos. Este último caso es el del protagonista de “Carmelita”. Un adicto a la heroína que vagabundea por los barrios de Los Angeles en busca del alivio a su tormento.
 
Murray McLauchlan grabó por primera vez “Carmelita” en su álbum debut de 1972 y no fue hasta 1976, que Zevon lanzó su composición en “Zevon”. Apenas doce meses después, ya comenzarían a realizarse versiones de la canción, en este caso por parte de Linda Ronstadt. Musicalmente “Carmelita” tiene un aire fronterizo, de la frontera entre México y Estados Unidos, se entiende. Como si fuera un cruce entre música country y música mexicana. La historia discurre en Echo Park. Un barrio del centro de Los Angeles, ciudad donde residía Zevon, famoso por la existencia de un lago en su interior y por su alta densidad de población latina. En la actualidad es una zona residencial con su punto artístico y bohemio, pero durante los años 70 era bastante más insegura y adquirir droga allí era fácil. De hecho el cantante describe en la canción el ambiente de la zona, de una forma muy desasosegante: un tipo al que le quieren dar una paliza, sirenas, cheques de la asistencia social, etc.
 Alvarado Street, donde “el hombre” suele pasar el rato
 
El lago de Echo Park
 
Uno de los puntos curiosos de la letra es que Zevon, tanto en las versiones en estudio (la publicada en 1976 y la demo grabada un par de años antes y no publicada hasta 2008) cómo en las múltiples versiones en directo, utiliza indistintamente el verso “I pawned my Smith-Corona”  o “I pawned my Smith & Wesson”. Que la posesión más preciada del protagonista sea una máquina de escribir (Smith-Corona)  o un rifle  (Smith & Wesson) varía sustancialmente su  personalidad y el sentido de la canción.
 
Además de los ya citados Linda Ronstadt y Murray McLauchlan, un sinfín de artistas han versioneado “Carmelita”. En directo lo han hecho el compañero y amigo de Zevon, Jackson Browne, Bruce Springsteen, la jam band Widespread Panic, el cantante y compositor de raíces pre-rock’n’roll Pokey LaFarge o el grupo de ascendencia punk-rock Social Distortion. En estudio existen versiones cómo la del legendario acordeonista tex-mex Flaco Jiménez junto al cantante country Dwight Yoakam, la del enorme Willy Deville en su disco en directo de 2002 “Acoustic Trio Live in Berlin” o la cafre versión punk de The Wildhearts, cantada por su bajista Scott Sorry, en la que canta “Empeñé mi Gibson Thunderbird” (modelo de bajo eléctrico). Pero sin duda alguna sorprende que GG Allin tocara esta canción. GG y Zevon estilísticamente están en mundos totalmente opuestos. GG fue el punk-rocker más excesivo y salvaje de la historia y su música y actuaciones se basaban en la ira y la violencia. En sus directos se golpeaba y auto mutilaba hasta sangrar, defecaba, se masturbaba, golpeaba y agredía sexualmente al público de ambos sexos, quemaba objetos y su objetivo era, en sus propias palabras “devolver el peligro al rock and roll”. La versión de GG Allin, musicalmente bastante cercana al original, sirvió de banda sonora al documental sobre él mismo,“Hated” (1994).

En España también se ha versioneado, o no, eso depende cómo se mire, este clásico de Warren Zevon. Enrique Urquijo de Los Secretos escribió “Agárrate a mí, María” dedicado a su hija. La música es un calco de “Carmelita” si bien la letra es diferente, aunque con ciertas similitudes estilísticas. La canción la firma Urquijo en su totalidad. Para unos se trata de inspiración y para otros de un fusilamiento descarado. Que cada uno saque sus propias conclusiones.

En la pantalla “Carmelita” también ha aparecido en películas como “Around the Bend” (2004), “Looper” (2012) y también la tercera temporada de la serie “Californication.
Tags:

You Might also Like

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *