LOADING

Type to search

Discos Novedades

Warriour Soul “Back on the lash” (2017).

M.A.V. 2 meses ago
Share

Loudwire/Cargo Records.

A todas luces es una gran noticia que el ínclito Kory Clark, cabeza visible de Warriour Soul y único miembro original de la banda desde hace años, siga en la brecha. La escena musical y el rock’n’roll están necesitados de artistas como él. El mismo Lars Ulrich de Metallica afirmó en su programa de radio que “Kory Clarke debería estar considerado como una de las estrellas del rock más grandes de todos los tiempos junto a Bon Scott, Axl Rose y Michael Monroe“. Puede ser exagerado pero nos da una idea del calibre de la figura del cantante.

Warriour Soul formados en 1987 debutaron en 1990 con “Last Decade Dead Century”. Desde el comienzo demostraron que eran diferentes y por supuesto, fue imposible encasillarlos dentro de ninguna de las corrientes imperantes en la época. Algo que les afectó comercialmente hablando pero que no les impidió grabar algunos de los discos más emblemáticos y poderosos de la época como “Drugs, God and the New Republic” (1992) o “Space Age Cowboys” (1994). Con hard-rock de ricas influencias, su rabia plasmada en proclamas políticas, su espíritu festivo y la calidad de sus canciones, demostraron que no eran una banda de una canción o de un solo álbum. Y es que Warriour Soul además de contar lo jodido que estaba el mundo, llamaban a las armas con su música. No les gustaba el mundo y querían cambiarlo.

Tras la disolución del combo, Kory ha seguido trabajando en diferentes proyectos. Space Ace Cowboys fue su siguiente banda y posteriormente ha lanzado varios discos en solitario y ha resucitado a Warriour Soul con él como único miembro original.

Así llegamos a este “Back in the lash” primera obra del cantante en cinco años. “American Idol”, es apenas un riff que sirve de introducción mientras Kory hace de las suyas y nos pone en guardia. Las cosas no han cambiado. “I get fucked up” así lo atestigua, con Kory hablando de alcohol y drogas y corrupción y conspiraciones políticas y todas esas cosas que lo tienen jodido. La rabia sigue ahí, los riffs abrasivos y los wha-whas salvajes, también. El disco es corto. Apenas nueve canciones en aproximadamente media hora de  duración.

Tenemos típos riffs de Warriour Soul con su característico groove en “I’ve got de rock” o “Back on the lash”, machacones y efectivos temas como “Thrill seeker” y canciones de puño en alto como “That’s how we roll”. Todas ellas repletas del espíritu indómito de Kory y eso es algo a celebrar. El sonido del álbum es crudo, sin apenas procesar y los miembros de la banda cumplen con solvencia y eficacia.

En la parte negativa tenemos la voz de Kory. Tantos años de abusos han dejado sus cuerdas vocales trituradas. Son apenas una sombra de lo que fueron. Imposible identificar esta voz con la de aquel Kory que cantaba en los noventa al frente de Warriour Soul. Lamentablemente esta carencia lastra algunos de los cortes, donde Kory no puede cumplir y eso se nota en el resultado final.

Warriour Soul siguen su camino, ajenos a todo lo que les rodea pero con la misma furia. Mientras tanto, veremos si estas canciones superan el test del paso del tiempo. 

Tags:

You Might also Like

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *