Artículos

Published on julio 16th, 2017 | by M.A.V.

0

El acorde más misterioso de la historia.

Que algo tan aparentemente sencillo como el acorde de una canción pop haga correr ríos de tinta durante más de cuarenta años, verdaderamente tiene mérito. No estamos hablando de Rachmaninov, ni de Debussy, sino de una canción de tres minutos sobre anhelos adolescentes. Han tenido que pasar varias décadas para solventar el misterio y que sepamos cuál es el primer acorde que abre el tercer disco de los Beatles. Estamos hablando, claro, del inicio de “A hard day’s night”.

El tema empieza como una llamada de atención, un “hey, ya estamos aquí”. Armónicamente despista porque no es uno de los acordes principales de la melodía y desbarata algunas reglas sobre composición. The Beatles empiezan el tema como les da la gana, y punto. Pero además suena muy amplio, muy grande, como si hubiera muchos más instrumentos de los que realmente hay. Con los medios técnicos de la actualidad quizá se podría hacer trampa para engañar al oído, pero con los de entonces no es posible.

George utiliza una guitarra de doce cuerda, John una de seis y Paul un bajo. No hay más. ¿O sí que lo hay?

En 2008, Jason Brown, un matemático aficionado desde jovencito a tocar la guitarra, aplicó la llamada Transformada de Fourier y estudio durante varios meses las frecuencias de las pistas de la canción. Así logró deducir que notas sonaban en ese acorde. Sin embargo había otra nota, un Fa concretamente, que despistaba al matemático y al final descubrió que se trababa de un piano tocado por George Martin, productor de la banda.

El misterio se basa en aplicar la sencillez para lograr un conjunto más complejo. Las guitarras tocan dos acordes diferentes pero con ciertas similitudes y el bajo la nota principal. El resultado, la magia de la música.

Pero la mejor y más gráfica explicación es la que se muestra en este vídeo, donde Randy Backman (guitarrista de Guess Who y Bachman–Turner Overdrive) comenta como Giles Martin, productor que gestiona el catálogo de los Beatles, le dejó oír en el famoso estudio de Abbey Road, por pistas independientes, la canción para averiguar qué era lo que sonaba. La conclusión fue: Paul toca un Re con el bajo, John un acorde de Re con cuarta suspendida (esto es, con un Sol), y George un acorde de Fa novena (es decir, con un Sol) y también con el bajo en Sol. Y para terminar de despistar, George Martin un Fa con el piano.

Ha quedado meridianamente claro, ¿no?

 

Tags:


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑