Discos

Published on Julio 13th, 2017 | by M.A.V.

0

Melvins, “A Walk With Love & Death” (2017)

Según enchufo el último disco de los Melvins, me asaltan  varias cuestiones. La primera es su extensión. Un álbum doble en los tiempos que vivimos, en los que no aguantamos escuchar una canción del tirón. En los que queremos acabarla ya, y obtener la satisfacción inmediata que nos proporciona oírla. Un álbum doble en la era en la que nadie compra formato físico, por mucho que ahora haya vinilos en los supermercados. Otra es cómo afectará al sonido de la banda la incorporación de Steven McDonald, una de las almas de los nunca suficientemente valorados Redd Kross. Su estilo tiene más influencias pop que el resto de miembros del grupo.  Y la tercera cuestión es nos tiene preparado el bueno de Buzz Osborne. The Melvins llevan más de treinta años en la brecha, han sido precursores de casi todo lo surgido durante estos años: grunge, noise-rock, sludge y mil etiquetas más. Que “A Walk With Love & Death” sea la banda sonora de una película de  Jesse Nieminen, no aclara mucho las cosas.

Black heath” arranca con un ritmo sincopado, sin prisas, entra la voz, algunos toques psicodélicos y ya estás dentro. “Sober-delic (acid only)” también es sinuoso y con esos toques de psicodelia, pero entra muy bien. No son temas densos y farragosos. Al contrario. En cambio el siguiente tema, “Euthanasia” es más potente y psicótico, más ruidista. “What’s wrong with you?” es más directo, más rápido y asequible, con una melodía que se queda enseguida. El paseo por la parte del amor es pero que muy disfrutable. Los riffs de Osborne y los ritmos de  Dale Crover enganchan enseguida. Las melodías entran a la primera. Los pies se mueven y la cabeza se agita arriba y abajo. “Flaming Creature” es otro gran tema que se acaba casi en lo mejor.

Cardboa Negro” es más extraño y según adentramos en el paseo de muerte, las canciones van mutando. Si es que se algunas se pueden llamar canciones. Son concatenaciones de ruidos, alaridos, efectos atmosféricos y chirridos sin estructura aparente. Incluso cuando sí que hay una canción detrás, como en “Give it to me” parece que juegan perversamente a destrozarla. Quizá como banda sonora funcione pero como música para escuchar, es un batiburrillo sin sentido.

Si ignoras su segunda parte experimental, “A Walk With Love & Death” es otro gran trabajo de los Melvins. Y ya van unos cuantos, porque disco malo o mediocre de los Melvins, sencillamente no hay.

 

 

Tags: , , , ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑