Conciertos

Published on Julio 3rd, 2017 | by M.A.V.

0

Lazy Lester: leyenda del swamp blues.

Sala Tararí, Ponferrada (León). 30/06/2017.

Penúltima fecha de la extensa gira española de Lazy Lester, con una sala abarrotada por un respetable ávido de escuchar al octogenario bluesmen de Louisiana. Quizá muchos no tenían gran conocimiento de la obra de Lester, pero sabían que iban a escuchar excelente música y se implicaron a tope con su actuación. Sentado y parapetado tras unas gafas y una gorra de besibol, sin saber realmente cómo, Lester tiene un efecto hipnótico y fascinante en la audiencia.  Él es uno de los últimos músicos de una estirpe casi desaparecida, por lo que es un privilegio poder escuchar su música y conectar directamente con una era más pura y auténtica que la actual.

Su banda de acompañamiento, Lazy Boots, está compuesta por varios músicos habituales en diversas formaciones de la escena de blues del país. El grupo nació para rendir homenaje al maestro, interpretando exclusivamente temas de Lester y además, le sirven de apoyo en la gira. Lazy Boots está formada por: Emilio Arsuaga (voz y armónica) que esta vez no pudo estar presente, Alvaro Bouso (guitarra), César Crespo (guitarra) y Carlos Arsuaga (batería).

Foto: Jorge Mateos. Sala Tararí (Ponferrada).

La sinuosa “Scratch my Back” original de Slim Harpo y en la que Lazy Lester tocó la percusión cuando era el hombre para todo del sello Excello, inició el recital. Le seguiría “Blues Stop Knockin´” uno de sus temas más clásicos. Lester cuenta anécdotas y bromea presentando las canciones. Y advierte que nunca le ofrezcan pagarle en cerveza. Suponemos que es para no arruinar al promotor. En ocasiones, la traducción que hacen sus acompañantes no  es nada fácil. Su marcado acento y sus dichos y expresiones “castizas” así lo hacen, pero auque apenas se le entienda, Lester conecta con la audiencia. Bromeando de nuevo dedica otro de sus temas clásicos a una de las chicas de la primera fila, “I’m a lover not a fighter”. El primer pase es sensiblemente más corto que el segundo y acaba con “Paradise Stomp” un exquisito instrumental country cosecha de Lester. Dedicado a Paradise, población de California donde reside. El propio bluesmen cuenta su gran afición y su gusto por tocar country, que no es óbice para que sea un excelso intérprete de blues.

Tras un breve descanso se inicia el segundo pase. La banda suena más enchufada si cabe y Lester sigue alternando la armónica y la guitarra mientras canta. Es evidente que con 84 primaveras la voz de Lazy no puede estar en plenas facultades, pero su estilo y tono siguen teniendo ese “algo”. Uno de los momentos más especiales del concierto es cuando el grupo se retira, dejando a Lazy tocar unas canciones acompañado únicamente de su guitarra. Enlaza tres o cuatro temas de aires campestres, incluso de vals, que como hemos dicho, parecen trasladarte a otra época. Una de ellas es una magnífica y personal versión de “Sing me back home” del outlaw Merle Haggar, del que Lazy se reconoce como fan. A continuación más electricidad y más swamp blues, donde es posible reconocer ecos de Nueva Orleans o de artistas con Jimmy Reed y las ovaciones del público fuerzan a la banda a volver al escenario en un par de ocasiones. Acabando con una versión reprise de “Paradise Stomp”, que algunos no reconocimos y nos tuvieron que chivar.

Al acabar, con infinita simpatía y paciencia Lazy Lester atendió a todo aquel que se acercó a saludar, comprar un cedé o pedir una foto o un autógrafo. Y es que por momentos parecía más una estrella para adolescentes que un veterano músico de blues.

Foto: Jorge Mateos. Sala Tararí (Ponferrada).

 

Foto encabezamiento: Jorge Mateos. Sala Tararí (Ponferrada).

 

Tags: ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑