Conciertos

Published on Junio 10th, 2017 | by Jesus Vila

0

Guns n’ Roses: Homenaje al Rock and Roll.

Madrid Estadio Vicente Calderón 04/06/2017.

El 4 de junio de 2017 era nuestra cita con una de las bandas de rock más grandes de todos los tiempos. Y a pesar de haber visto gran parte de la gira a través de Youtube, cita con incertidumbre, con nerviosismo. Al fin y al cabo, si alguna vez ha habido una banda imprevisible, ha sido ésta. Sin embargo, mi impresión es que ese elemento de imprevisibilidad se ha perdido en favor de una solvente y profesional máquina de rock and roll, de aquella especie, ya en extinción, que se dió en llamar “rock de estadio”.

Llegamos al estadio en medio de unas imponentes medidas de seguridad, con el Vicente Calderón “Sold out”. Abrumados por un sol abrasador, nos sentamos a observar a Tyler Bryant & The Shakedown, los primeros teloneros. Personalmente no consiguieron engancharme, aunque no les faltaba implicación. Mark Lanegan, un músico que ha facturado algunas de las grandes obras maestras de su época, no estaba tampoco en su elemento. La verdad es que, de entrada, la música de Mark no parece pensada para disfrutarse en un estadio, bajo un sol de penitencia, con un pobre sistema de sonido y viendo al artista del tamaño de una lenteja – A los teloneros no se les permitió hacer uso del sistema de sonido completo, ni de las pantallas gigantes-.  Todo ello, sumado a la disposición general, que no era la de esperar a un artista más bien introspectivo para calentar el ambiente, jugó en contra de Mark, cuya música no lució demasiado. Si bien, dicho esto, debo decir, que con todas las limitaciones del momento y el lugar, disfruté del concierto de Lanegan; a pesar del endeble sonido, su carismática voz y un repertorio en el que cupieron desde algún tema oscuro de Screamin’ Trees hasta temas de su último álbum, el destacable “Gargoyle“, rodeados de una banda espléndida, captaron la atención de los que ya éramos fans del músico de Seattle, tanto como la indiferencia del resto.

 

Comentaba una pandilla en los baños que no había prisa, que el grupo se retrasaría: me permití advertirles de su error: estos no eran los antiguos Guns n’ Roses. Y así, unos minutos antes de las 21.30, con puntualidad inglesa, las huestes de Axl Rose tomaron la escena. “It’s so easy” es el principio perfecto para un show: directa y agresiva; con Axl, Slash y Duff desplegando todo su carisma escénico, nos trasladó de un golpe a aquella vez en la que escuchamos “Appetite for destruction” por primera vez. La más rítmica “Mr Brownstone” fue la segunda, dos canciones crudas de uno de los mejores debuts de todos los tiempos directas a la cara. Además, se trata de dos temas cantados en su mayor parte con el registro más bajo de la voz de Axl, algo que utiliza muy hábilmente para calentar la voz y prepararse para los cortes más exigentes. El tema “Chinese democracy“, no desentonó para nada en medio de aquel repertorio: se trata de un gran tema que bien podría haber pertenecido a los Illusions, y que es interpretado (y da la impresión de que disfrutado) con solvencia por la banda. A continuación, un grito de guerra bien conocido por todos los presentes atronó en el estadio: “You know where the fuck you are?“. Uno de los himnos definitivos del rock incendió al personal, mientras Axl dejaba claro que lo que estábamos viendo es la mejor versión del cantante que hemos visto en los últimos 15 años; su voz rasgada vuelve a estar ahí, y se percibe que la dosifica a voluntad; corre, se contonea por el escenario, recupera movimientos escénicos del pasado y transmite profesionalidad y entrega al mismo tiempo, al igual que Slash, que parece estar disfrutando el show.

Las pantallas enfocan continuamente al bajo de Duff, adornado con el mítico símbolo de Prince, uno de los muchos homenajes que veríamos a lo largo de la noche. A “Welcome to the jungle” le seguiría “Double talkin’ jive“, un tema que Axl solía dedicar a algún personaje a cruficicar, y que siempre venía precedido de una parrafada en el cual el cantante dedicaba su mala baba al desdichado de turno; esa caústica introducción ha desaparecido, y en su lugar queda simplemente un buen tema que desemboca en un largo solo de Slash con aires flamencos.  “Better” fue quizá el tema que peor sonó de la noche; a pesar de que particularmente adoro esa canción, la banda actual parece no haberle cogido bien el punto. El tema suena como deslabazado y confuso, como si algo no acabara de cuajar. Continuamente, al observar las pantallas y ver las evoluciones de Slash y Duff, se nos viene la cabeza la imagen de Izzy y de Steven; si esto es una máquina perfectamente engrasada de rock and roll, no podemos evitar pensar en lo desvastadora que sería una reunión de los “cinco magníficos”; a eso hemos de añadir que Frank Ferrer no parece el batería adecuado para los Guns. En ocasiones parece que le falta fuerza y swing, como si no acabara de coger el feeling exacto de los temas. Algo que se puede comprobar en los videos que existen de Steven acompañando a la banda en alguna de sus esporádicas apariciones, videos en los que la interpretación gana en energía y ritmo.

 

Pero el mal sabor de boca que dejó “Better“, lo recupera una brillante “Estranged”, un épico tema que fue una de las mejores interpretaciones de la noche, con una banda que nos trasladó directamente a 1991. Con los pelos de punta, coreamos esa icónica letra mientras escuchábamos la voz de Axl y esos solos grabados a fuego en la memoria del rock and roll, y durante unos instantes, nada parecía haber cambiado en los últimos veinticinco años. A ésta le siguió “Live and let die“, la versión de Paul McCartney y sus Wings que los Guns han acabado haciendo suya; siempre efectiva y enérgica, precedió a un “Rocket Queen“, que fue otro de los grandes momentos de la noche que volví a vivir con piel de gallina; su estribillo fue uno de los más coreados durante la noche. Y es que es el mítico broche de oro que cierra “Appetite for destruction“, con esos versos finales que despiden el disco con un canto de reconciliación y de amistad “I see you standin’…standin’ on your own…it´s such a lonely place for you to be….if you need a shoulder…or if you need a friend…i’ll be here standin’, until the bitter end…“; cuanto deseaba escuchar esos versos, corearlos junto a ellos; este fue uno de los momentos más exigentes para la voz de Axl, y, aunque no con la plenitud de antaño, se puede considerar que salió airoso del trance. De nuevo, “You could be mine” volvió a incendiar los ánimos, con Axl evocando la rabia del tema original y, por momentos, sus movimientos escénicos de la época, mientras buena parte del público coreaba íntegramente la letra. Al momento, Duff se hizo con el escenario, dándole un descanso al cantante, y se marcó unos versos del “You can´t put your arms around a memory“, de su admirado Thunders, empalmándolos con el anfetamínico “Attitude” de los Misfits, dos balazos que grabaron para el último Lp que sacaron los Guns pre-desintegración, y que equilibran a la perfección su repertorio. Y es que al contemplar el set-list del grupo, no podemos evitar una sensación de “deja-vú“, porque se trata de un repertorio basado en el de la gira de los Illusions; las mismas versiones, el solo de “El padrino“, el inicio con “It’s so easy” y “Mr. Brownstone“, la interpretación de “Coma“, aquel “Wild horses” que se marcaban a dos guitarras es sustituído por “Wish you were here“…”This i love“, es uno de los primeros momentos de calma en la tormenta. Personalmente el tema siempre me gustó, y la interpretación estuvo a la altura de lo esperado. A continuación, la intro de la peli “Cool hand luke“, recitada por muchos fans, da la entrada al mítico “Civil war,” otro de  los grandes momentos de la noche, y es que a estas alturas es cuando uno se puede dar cuenta del apabullante repertorio que atesoran los Guns a pesar de su relativamente corta carrera discográfica. No todas las bandas pueden presumir de tocar las casi tres horas que duró el show encadenando temas míticos y brillantes uno detrás de otro. Tras unas breves líneas del “Vooodo Child” de Hendrix, el siguiente tema fue el sentido homenaje a Cornell, un “Black hole sun“, con una interpretación más que solvente, y el icónico “Pirulí” de Seattle dominando las pantallas gigantes. Una intensa “Coma” nos enseñó como un tema largo puede mantener igualmente la energía y la excitación del público sin aburrir a pesar del minutaje. Y es que este tema es uno de los más queridos entre los cortes más “oscuros” de los “Use your illusion“. Después de “Coma“, le tocaría el turno al solo de Slash y su interpretación del tema de “The godfather“, un ritual que se remonta a los tiempos de los Illusions. “Sweet child o’ mine“, pondría en pie al calderón, logrando un efecto “karaoke” que consiguió casi ensombrecer la voz de Axl. Lo siguiente que nos esperaba era un “Out to get me” rabioso y crudo, de tal manera que creías tener ante tus ojos a la banda que 30 años atrás, dió aquel mítico concierto del Ritz que tantas veces pasó por el reproductor de VHS. El momento de “Wish you were here“, con las dos guitarras encadenando la mítica melodía, dió paso a una épica “November rain“, con todo el estadio alzando sus móviles y coreando íntegramente la letra; ésta se encadenó con la mitad instrumental del “Layla“, de Derek & The Dominoes, uno de los homenajes que menos gente reconoció, para que a continuación unos breves acordes del himno rockero-feminista “Only women bleed” de Alice Cooper -otro de los homenajes poco reconocidos por los asistentes- dieran paso a un  efectivo “Knockin’ on heaven’s door“, le sirviera a Axl para lograr la complicidad del público coreando por turnos los míticos versos. Personalmente, es uno de los temas de los Guns que más aburrido tengo, aunque sería absurdo negar su efectividad en directo. Finalmente, otro himno del “Appetite“, el adrenalínico “Nightrain“, cerraría la primera parte del show.

 

 


La intro con el tema “Melissa” de los Allmans fue uno de los homenajes más bonitos que jalearon la noche; con la muerte de Gregg reciente, uno de sus temas más bellos interpretado por una banda cuyas influencias del rock sureño son evidentes, sonó sencillamente a gloria; tras ello, un archiconocido arpegio da la entrada a una de las baladas definitivas del rock duro; “Don’t cry” fue un tema que sonó con mucho feeling, y es una de esas canciones que tienen la virtud de nunca aburrir a pesar de ser la diezmillonésima vez que la escuchas y tener colonizada indefinidamente la radiofórmula y en su momento, la MTV. El recuerdo de Shanoon Hoon, -el malogrado cantante de Blind Melon que hacía las partes más altas de las voces en éste tema, considerado uno de los mejores vocalistas de su generación-, acude a la mente como un rayo. “The Seeker“, el tema de los Who, suena dinámico y potente: es una más que buena rendición a una de las mejores formaciones que pisó la tierra. La hermosa “Pattience” nos da otro momento de calma; este es otro de estos temas que jamás aburren, y en el que nos vuelve al recuerdo una de las piezas que nos faltan esta noche, el gran Izzy Stradlin’, uno de los caídos de la reuninón, pieza fundamental en la creación de este tema, y otros muchos de la banda. Era conocido y esperado el final con “Paradise City“, himno rockero de alto voltaje, acompañado de pirotecnia y confetti en el mejor estilo Kiss. Como cualquier otro músico de su estatus, lógicamente uno de los propósitos  de esta banda será el de llenarse los bolsillos; pero es evidente que no se trata de una gira de cumplir con la papeleta y a casa; no resulta frecuente ver hoy en día conciertos de casi tres horas, y menos aún que en ellos te apabullen con un repertorio tan espectacular; la banda suena compacta y engrasada, se percibe la entrega, a la vez que el compromiso y la profesionalidad; la banda no sólo quiere el dinero, también quiere la gloria. Han querido ofrecer un gran show que deje a los fans con una amplia sonrisa de oreja a oreja, y justo así es como nos despedimos de ellos, mientras en los altavoces sonaba un tema del gran Chris Cornell, ultimo de los homenajes de la noche.

 

Tags: , ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑