Libros-comics

Published on Mayo 4th, 2017 | by M.A.V.

0

“Por favor, mátame: La historia oral del punk” Legs McNeil y Gillian McCain.

Antes de los Sex Pistols y de los Clash, antes del cínico circo mediático de Malcolm McLaren, antes de que la música fuera todo postura política y rollo, estuvo el punk americano, con todo su corazón. Leer “Por Favor, Mátame“, me ha hecho sentir como si hubiera estado allí… un momento, estuve allí. Este libro lo cuenta tal y como fue. Es el primer libro en hacerlo. Me alegro que Legs y Gillian por fin hayan corregido la historia

(William S. Burroughs)

A estas alturas de partido, “Por favor, mátame” es por méritos propios un clásico de la literatura rock. Los punks originales hablando de la génesis del punk sin censura y con total honestidad. Mostrando toda su grandeza y también toda su bajeza, que es bastante, hay que decir. Innumerables y salvajes historias habitan sus renglones, donde la vida y la muerte se dan la mano y también se despejan algunas dudas de sobre lo que pasó durante el surgimiento del movimiento punk. Como crítica podríamos decir que se echa en falta más música. Por momentos parece que versa más sobre peleas, agresiones, sobredosis y miserias humanas, más que sobre una de las escenas más influyentes del rock’n’roll.

Legs McNeil se mudó a Nueva York en 1975 y junto con el dibujante John Holmstrom fundan la revista “Punk”. La idea era hablar de los temas que les gustaban: “las reposiciones por televisión, de beber cerveza, de sexo, de las hamburguesas con queso, los cómics, las películas series B y aquel extraño (y nuevo estilo de) rock and roll que a nadie parecía gustarle’’ (Legs). Así que sin comerlo ni beberlo fue testigo directo y partícipe de unas de las mayores revoluciones del rock y por extensión de la cultura popular del Siglo XX. Dado su conocimiento directo del tema Legs junto a Gillian McCain deciden recopilar y editar un libro con las transcripciones de miles de horas de entrevistas con todos los protagonistas de la época. Músicos, artistas, amigos, novias, managers y cualquiera que pudiera aportar algo sobre la fauna punk, está aquí presente. Enumerarlos a todos sería inútil.

Entrada del mítico CBGB’s. En el 315 de Bowery entre la 1ª & 2ª Calle en el Lower East Side de Manhattan. Cuna del punk, donde transcurren infinidad de escenas de “Por favor, mátame”.

Muchas veces nuestras investigaciones se basaban en recuerdos equivocados. Sobre todo, intentamos no tomar parte en la historia con nuestra opinión. Nuestra única premisa era que el punk nació en Nueva York, no en el Reino Unido. A partir de esa única idea empezamos a trabajar”.

(Gillian McCain)

Efectivamente, el punk no se originó en Inglaterra y además de los grupos estandartes del género, hubo otros que sirvieron de inmediata inspiración al movimiento. Legs y Gillian comienzan con la Velvet Underground, MC5 y los Stooges, para seguir con Dead Boys, Blondie, Television, New York Dolls, Patti Smith, Johny Thunders y sus Heartbreakers, Dictators y por supuestísimo, los Ramones. La estructura oral del libro lo hace dinámico, rápido y adictivo. Dando además, diferentes visiones sobre los mismos momentos, lo que hace del relato un crisol lleno de matices. Las estratosféricas anécdotas sobre drogas, sexo sucio, amoríos salvajes, sadomasoquismo y  navajazos, te atrapan sin piedad.  La carga violencia y suciedad que encierran las páginas de “Por favor, mátame” es enorme y lacerante, incluso llega a hacer daño.

Pero debajo de todo ello subyace un mensaje importante. Esta fue la revolución de los pardillos y los bichos raros, la de los que no encajaban en ningún sitio, la de los que se negaban con cada átomo de su ser a dejarse arrastrar por la mediocridad imperante. Y por un instante, lo lograron. Muchos se quedaron en el camino pero muchos otros aún siguen en esa senda que iniciaron hace décadas.

Tags: , , ,


About the Author



Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Back to Top ↑